¿Son cosas del fútbol?

Un hincha baleado, un partido de fútbol playa que deriva en una batalla campal y los cantos de la tribuna con agravios a su eterno rival en la presentación de la camiseta de Peñarol

Un hincha fue baleado previo al partido de la Copa Bimbo entre Nacional y Peñarol, en un episodio que se registró en bulevar Artigas y Millán y que involucró a parciales de ambos equipos. Está muy mal, pero para la mayoría son actos protagonizados por los irracionales y los incontrolables.

Jorge Bava agredió a un policía. Está muy mal, pero fue en caliente y quién sabe lo que le dijo el policía, justificarán que son cosas del fútbol. Porque solo en el fútbol puede suceder un hecho de esas características y el agresor sigue ocupando el mismo lugar de trabajo, sin ninguna sanción por parte de su empresa.

La Dirección Nacional de Deportes decidió que si Nacional y Peñarol se enfrentaban en la final del torneo de fútbol playa que se juega en Pocitos declaraba campeón a los dos, porque no quería que se enfrentaran. El lunes de noche, la semifinal Nacional-Terremoto por ese mismo torneo terminó en batalla campal. Es lo mismo del primer caso que planteo.

El lunes de noche se realizó en la Torre de Antel la presentación de la camiseta de Peñarol y como tema de fondo para acompañar las imágenes, en las que Juan Manuel Olivera aparecía dominando el balón y mostrando la nueva indumentaria aurinegra, se escuchaba uno de los cánticos de los parciales de Peñarol con agravios para Nacional. Y esto va más allá de si fue de Peñarol contra Nacional o de Nacional contra Peñarol. No es el punto. Unos minutos antes el vicepresidente de Antel había hablado de la importancia del fútbol en la cultura del país. Antel solo ofició de anfitrión, el organizador de la presentación fue Puma. ¿Y esto? ¿Es culpa de los irracionales, de los incontrolables? ¿Son cosas del fútbol? ¿O será que la sociedad está enferma y acepta los agravios como parte de la convivencia, y de a poco el espiral de violencia va dejando paso a nuevos espacios ajenos a las buenas normas de convivencia y cada vez se tornan más peligrosos?

¿Qué le podemos pedir a los irracionales, si los que deberían ser racionales ingresan en el agravio? Estoy seguro que lo que sucedió el lunes fue sin intenciones de provocar, pero si desarrollaron la presentación de Peñarol de esa forma fue porque asumen que los agravios están impuestos en la sociedad. Eso es lo peor de todo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios