Solo con el Chino no alcanza

Nacional depende del juego ofensivo del número 20, pero el domingo, para ganar, primero tienen que funcionar a la perfección los demás

La dependencia de Álvaro Recoba que tiene este equipo de Nacional es tal, que lo demuestran los últimos resultados y no deja de reconocerlo el técnico Gustavo Díaz. La incógnita es saber cómo responderá después de 22 días de inactividad.

El Chino es el jugador distinto, capaz de cambiar el rumbo del partido en cualquier momento. Cuando está en la cancha todo puede pasar: un pase preciso y sorpresivo para uno de sus compañeros, o embocar un tiro libre en el lugar menos pensado. Él resolvió los dos clásicos anteriores de pelota quieta.

A los 36 años conoce su físico y se cuidó especialmente para jugar este partido. Sus compañeros lo buscarán cada vez que consigan la pelota y también los rivales lo seguirán con atención.

Pero Nacional no puede depender solo de él para ganarle a Peñarol. Tendrá que resolver otros aspectos que se plantearán durante el juego

De acuerdo a la conformación que el Chavo Díaz le dio al equipo, Nacional no dependerá solamente de la magia de Recoba para llevarse los tres puntos del clásico.

Él exito se conseguirá, en buena medida, si logra controlar los puntos altos que tiene Peñarol de mitad del campo hacia adelante. El juego por las bandas que desarrolla el aurinegro, especialmente con Fabián Estoyanoff por derecha y Jorge Zambrana por izquierda, será una de las cuestiones que tendrán que resolver los albos.

En ese sentido, el funcionamiento de Santiago Romero y Maximiliano Calzada, los volantes que se presume actuarán por las bandas, tendrá que ser de una precisión y de una concentración permanente. También de un gran despliegue, para ofender cuando consigan la pelota.

El argentino Israel Damonte, que entra por Facundo Píriz, también tendrá la misión de obstruir el fútbol que genera Carlos Grossmuller desde la mitad del campo.

La alineación de Nacional apunta, primero a controlar las virtudes de Peñarol y después desarrollar las propias para llegar al arco de Danilo Lerda.

Después, dependerá de otros factores. Tiene que recuperar a Adrián Luna en ofensiva, un delantero que empezó el campeonato con velocidad y gol, y que en los últimos partidos perdió ambas características.

La importancia de Alexander Medina en este tipo de partidos es incontrastable,pero tendrá que agregarle gol a su juego de nunca bajar los brazos ya que Nacional no tendrá a su goleador Gonzalo Bueno.

Otro aspecto a mejorar para salir airoso del Centenario: no enloquecerse si recibe un gol. Ya le pasó en partidos anteriores, que después de estar en desventaja, el equipo se transformó en un grupo de personas que se olvidó del juego colectivo y trató de sacar adelante la empresa por intermedio de impulsos individuales.

Esto, frente a la velocidad de los jugadores de Peñarol puede ser nefasto.

Nacional será un equipo de respuesta. Va a esperar y luego ofender. Para ganar, no se puede descuidar.


Populares de la sección

Comentarios