Sin fútbol ni suerte... lejos de todo

Nacional no supo cerrar la serie en los 90 minutos; en la definición por penales el Chino y Arismendi la tiraron a la tribuna y el tricolor bajó el telón en una temporada de terror

Ya está. El primer penal de Nacional en la definición desde los 12 pasos para clasificar a cuartos de final de la Libertadores, el de Álvaro Recoba –ese jugador al que le da todo el crédito del mundo–, terminó en la tribuna. Enseguida va Ferreira, la pelota pega en el palo, rebota en la espalda del golero Jorge Bava y se mete en el arco. Ya está. Ni fútbol, ni suerte... la temporada 2012-2013 terminó para Nacional con un castigo muy duro. Con la peor semana del año. Con la derrota en el clásico 3-0 y la dolorosa eliminación de anoche, otra vez con las tribunas colmadas de hinchas tricolores, en el Estadio Centenario.

Si Nacional no clasificó entre los ocho mejores de la Copa fue debido a Nacional, porque no supo desarrollar un fútbol como para cerrar la serie antes de los penales. Y se terminó todo. El Uruguayo (está a seis puntos de Defensor Sporting en la Anual y el Clausura, y quedan 12 por jugar) y la Copa. Pero no lo perdió ayer, ni el domingo. Lo fue perdiendo a lo largo de la temporada, de las decisiones a contrapelo del sentido común. De los tres técnicos en 19 partidos y de una lista de otras circunstancias que conspiraron contra una buena organización. Se les terminó.

No supo hacerlo
El hincha de Nacional sufrió durante todo el primer tiempo por las limitaciones de un equipo que nunca generó el juego como para inquietar en el arco rival, y por la propuesta del equipo peruano, que llegó al Estadio con el firme objetivo de defender su clasificación con dos líneas de cuatro jugadores con clara vocación defensiva y con dos delanteros que estuvieron más en su cancha que cerca del arco de Bava.

El pecado de Nacional fue no saber qué hacer con el balón. Lo tuvo durante todo el primer tiempo y se encontró con que una vez superada la mitad de la cancha, los laterales no brindaron aportes en ofensiva y quienes tenían la obligación de abrir la cancha (Vicente Sánchez, Carlos De Pena y Gonzalo Bueno) carecieron de la claridad que exigían las circunstancias. En ese contexto, en el primer tiempo Nacional en el que necesitaba ganar para clasificar, remató solo cinco veces al arco y generó dos situaciones de gol: un remate de Damonte a los 16’ y un cabezazo de Díaz, a los 32’. En eso se resumieron los primeros.

Los peruanos ofrecieron menos que Nacional, de todas formas a los 39’ tuvieron en los pies de Gamarra la ocasión de quebrar el cero en el arco de los tricolores. Un error del colombiano Efraín Cortés, que arriesgó demasiado en una cancha fangosa le dejó servido el balón al delantero que encontró en las manos de Bava la resistencia.

En el complemento el partido arrancó dentro de la misma tónica, porque el técnico de Nacional no arriesgó con cambios y decidió seguir insistiendo con lo mismo.

En el momento menos pensado –porque una falta innecesaria de un defensa de Real Garcilaso generó una infracción para los tricolores cerca del área–, Nacional encontró el gol de Gonzalo Bueno a los 55’. Un centro al área fue desviado por Arismendi y Bueno ingresó por el segundo palo para establecer el 1-0 definitivo.

El Vasco le puso fútbol
Antes de que los tricolores se pusieron en ventaja, el técnico Arruabarrena ya había dispuesto los cambios para buscar el triunfo. Los mismos se ejecutaron tras el gol: Álvaro Recoba y Sebastián Abreu.

Con el ingreso del Chino cambió el partido, porque el volante tricolor le dio al partido algo de fútbol. Enseguida se notó la diferencia, pero no fue suficiente.

La más clara fue a los 62’, cuando un remate desde afuera del área fue desviado por el golero Carranza. Después lanzó un tiro libre que desvió Damonte y contuvo en dos tiempos el guardameta.

Nacional hizo muy poco por la clasificación y en la serie de penales la suerte le jugó en contra. Así cerró una temporada para el olvido. Sin tricampeonato ni Copa soñada.




Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios