Signorelli: el DT para la revolución

El DT asumió en la selección y dejó en claro sus puntos: "defensa, pasión e identidad son mis pilares"
"Se citan aspirantes para la categoría de Minibasquet", rezaba un solitario cartel colgado en las paredes del club Neptuno. El niño Marcelo, con apenas nueve años, miró el letrero y no demoró en soñar con fajas y asistencias.

El trabajo quiso que 43 años después, ese aspirante a jugador asumiera como entrenador en jefe de la selección uruguaya de básquetbol, luego de una discreta carrera como jugador y una destacada trayectoria como técnico.

"Mis padres me anotaron en el club para sacarme de casa (risas), estaba todo el día en Neptuno. Vengo de una familia de laburantes de clase media y mis padres hicieron un esfuerzo bárbaro para que yo hiciera deporte", cuenta Marcelo -hijo del reconocido vestuarista Américo Signorelli-, quien perdió a su mamá hace cinco meses: "Después de la partida de mi mamá mi papá está mucho más emotivo, más sensible, no le podía decir lo de la selección porque iba a hablar como todo padre (risas) pero estaba emocionado".

Signorelli recibió a Referí en la soledad de la sala de conferencias de la Federación Uruguaya de Básquetbol y dio una clase conceptual de lo que pretende.

¿El sueño está cumplido?
Sin dudas, no había otro sueño tan grande como este.

La selección tuvo muchos entrenadores en los últimos años y la mayoría tuvo doble actividad entre el club y la selección, ¿cómo será tu vinculación con la FUBB?
Por el momento con exclusividad, la propuesta fue muy buena y mi intención es poder estar full time con la selección que es lo que yo quiero. Es mi prioridad absoluta.

¿Cómo va a manejar el tema de las renuncias y la adhesión de los jugadores?
Voy a tratar de convencerlos a todos. Uruguay tiene buena materia prima y hay jugadores de buen nivel en el exterior, con grandes condiciones y que son uruguayos. Lo que pasó antes yo no lo juzgo porque comienzo un nuevo ciclo y a los jugadores los voy a llamar desde cero. Si después no veo compromiso, pasión o ganas de trabajar para conseguir los objetivos, dejaré de llamarlos, pero a los que tengan el nivel los voy a convocar.

Leandro García Morales es uno de los jugadores más destacados del medio y renunció a la selección en el último proceso, ¿considera volver a convocarlo?
Si Leandro está al nivel de selección voy a hablar con él. Tengo una lista de 15 jugadores en mente y voy a hablar con ellos antes porque no quiero faltas de compromiso. Van a jugar en Uruguay los que sientan las ganas y el deseo de defender a la selección.

¿Cual es el secreto para competir con los gigantes del básquetbol sudamericano?
La motivación, la mentalización y la intensidad de los entrenamientos va a ser la clave. Tenemos que ser muy duros defensivamente, con una defensa en todo el campo los 40 minutos. Rebotear y correr cuando se pueda y si no llegar jugando porque el básquetbol es muy intenso y con alta velocidad. Tenemos que ser un equipo combativo, que transmita las ganas de ganar.

¿Qué duración tendrá su vínculo contractual?
El proyecto que hice es por cuatro años pero hay elecciones en la FUBB en junio. Si gana Vairo seguramente siga en el cargo y si gana otro candidato se verá.

¿Cuánto le llevó redactar el proyecto?
El proyecto lo tenía guardado por si alguna vez me llamaban de la selección, pero me llevó armarlo un par de días. Le tengo que arreglar varios puntos todavía pero el esqueleto está bien armado. Es un proyecto ambicioso, que incluye formativas y todos los componentes de la selección, desde las bases de la escuela hasta la mayor.

"Me arrepiento de volverme de Italia en 2004-2005 y lo culpo al señor Edgardo Ottati que fue quien me convenció de volver. Yo había salido campeón de C2, que era la sexta división de Italia y tenía ofertas de segunda. Me podría haber quedado y hacer la escalera pero me vine. Igual desde la capacitación y el ser entrenador nacional italiano me ayudó muchísimo", Marcelo Signorelli.

O sea que evalúa jugadores con presente para el Sudamericano de Venezuela pero mira la proyección de varios para asegurarse el futuro.
Exacto. Uruguay tiene material para la renovación, pero hay que trabajarlo, fundamentarlo y conocerlo. Todos los jugadores están aptos para jugar y la renovación se va dando por lógica. Hay que apuntar a los jóvenes. Quiero empezar a trabajar ya.

¿Qué estructura de equipo se imagina en cancha?
La característica de mis equipos es con cuatro afuera y uno adentro, soy de los que cree que los internos también juegan, por eso quiero un equipo con un cuatro tirador, que juegue afuera y un cinco definido bajo el poste.

Usted es muy sanguíneo, ¿es verdad que tiene un psicólogo en la familia?
Si, una psicóloga, que es mi hija mayor. No me puede tratar porque somos familia pero me da consejos. Igual mi señora me aconseja mucho y me enloquece.

¿Lo llamó algún jugador de la selección actual para felicitarlo por su nuevo cargo?
Qué buena pregunta (risas). Me llamó solo Joaquín Izuibejeres. Tuve la suerte de entrenar a muy buenos jugadores y a muy buenas personas.

¿Se contagia el compromiso?
Representar a una selección tiene que ser lo máximo, ese es el mensaje que bajará del cuerpo técnico.

¿Pasión e identidad va a ser el lema de esta nueva selección?
Defensa, pasión e identidad. Así me gusta más.

Populares de la sección

Acerca del autor