“Si nos tocaba perder era dejando todo en la cancha”

El alero estrella de Miami Heat, reconoció que su equipo y él mismo nunca se dieron por vencidos cuando eran conscientes que podían quedarse sin el anillo en la sexta final

El alero estrella de los Heat de Miami, LeBron James, reconoció que su equipo y el mismo nunca se dieron por vencidos cuando eran conscientes que podían perder el sexto partido de las Finales, pero también se comprometieron a darlo "todo" en el campo hasta la última décima de segundo.

"El lema fue que si teníamos que perder, lo haríamos dando todo en el campo, y de mi parte dejar hasta la última gota de energía que me quedase en el cuerpo", declaró James después que los Heat se impusieron en la prórroga (103-100) a los Spurs de San Antonio y remontaron una desventaja de 13 puntos que tuvieron en el tercer periodo. "Sabíamos que el partido iba a ser muy duro".

James, que volvió a ser más "King" que nunca, al aportar un triple- doble de 32 puntos, 11 asistencias y 10 rebotes, el cuarto que consigue en unas Finales de la NBA, reconoció que sin la ayuda de compañeros como Ray Allen, que anotó el triple decisivo en el tiempo reglamentario para forzar la prórroga, y el base Mario Chalmers, 20 tantos, no hubiese sido posible el triunfo.

"Todo el equipo jugó un gran partido, supimos reaccionar en los momentos decisivos y ahora tenemos la gran oportunidad de luchar de nuevo por el título en el séptimo partido", destacó James, que se convirtió el cuarto jugador de la NBA que en las Finales al menos 30 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias, pero el segundo que lo hace con victoria, el anterior fue James Worthy.

Los otros tres jugadores que lograron esa aportación en un partido de la NBA fueron Jerry West (1969), Worthy (1988) y Charles Barkley (1993).

James, que surgió con su mejor juego en la segunda parte, especialmente en el cuarto periodo y en la prórroga, cuando se quitó la tradicional cinta que se pone en la cabeza, dijo que ese detalle no tuvo nada que ver con su rendimiento y mucho menos que fuese algo mítico relacionado con el destino.

"No recuerdo mucho en qué momento pasó. Sólo estaba enfocado en lo que tenía que hacer en el campo y traté de ser más agresivo. La banda de la cabeza era en ese momento lo que menos me preocupaba y me sigue sin preocupar", señaló James. "Ahora lo que nos preocupa a todos es el séptimo partido".

Sin embargo, James, si reconoció que el partido había sido uno, si no, el más emocionante en el que haya participado en toda su carrera como profesional.

"Creo que tiene que ver con las emociones, fue un sube y baja constante, que puso a prueba nuestra fuerza mental. Y aunque hemos sido parte de esto, de haber jugado en este partido, es imposible recrear los sentimientos que tengo en estos momentos, lo mismo que les sucederá a los fanáticos aquí en la Arena o en sus casas", subrayó James. "Sólo me siento bendecido de haber sido parte de este momento increíble".

Por su parte, el entrenador de los Heat, Erik Spoelstra, reconoció que ahora más que nunca está convencido que las dos palabras que mejor suenan en el deporte son "Septimo Partido", en referencia al que tendrán que jugar el jueves después de la hazaña de ganar el sexto de la manera tan emocionante y dramática que lo consiguieron.

"No es fácil remontar una desventaja de 13 puntos y hacerlo en el cuarto periodo y ante un rival como los Spurs", destacó Spoelstra. "Si el 29 de septiembre, cuando salimos de viaje a China, nos hubieran dicho que la temporada se decidiría en un séptimo partido en nuestra casa, cada uno de nosotros lo hubiéramos celebrado".

Spoelstra alabó la gran labor de todo el equipo, aunque como es lógico destacó la labor de James en la recta final del partido y su condición de líder al darlo todo en el campo.

"Fue todo voluntad, tanto a la ofensiva como en la defensa. Obviamente, no es fácil cubrir a Tony Parker y él lo hizo. Fue sumamente agresivo en la pintura y nos devolvió la vida cuando estábamos en desventaja por diez".

El entrenador de los Heat tampoco se sorprendió del triple milagroso y salvador que anotó Allen a falta de cinco segundos para concluir el tiempo reglamentario (95-95) y que forzó la prórroga.

"Eso es lo que ha estado haciendo Ray (Allen) a lo largo de muchos años", recordó Spoelstra. "Es todo clase tanto dentro como fuera del campo y su compromiso profesional es excepcional".

Sobre otro fichaje de jugadores secundarios que han llegado a los Heat para apoyar a los "Big Three", el pintoresco y tatuado ala-pívot Chris Andersen, al que no sacó en los dos partidos anteriores, reconoció el trabajo que hizo en defensa y la gran energía que aportó.

"Chris (Andersen) nos trajo mucha energía, que es lo que normalmente hace. Cubrió un gran terreno, defendió la canasta, la línea de tres puntos y mostró una gran condición atlética. Es por eso que lo valoramos tanto", subrayó Spoelstra, que dijo que ahora la meta es llegar más fuertes que nunca al ansiado séptimo partido, que les permita revalidar el título de campeones.


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios