Sí bolso, son cosas del fútbol

Nacional perdió un partido increíble contra Boca que lo sorprendió de pelota quieta


El increíble mundo del fútbol da para todo. Están los entrenadores que apuestan al juego ofensivo. Los que basan la tarea de su equipo desde la defensa. Los que construyen a partir de limitar las virtudes del rival. No todos los partidos son iguales. Hay rivales que requieren determinado planteo y otros uno totalmente opuesto. Y en un deporte que evolucionó tanto, todo vale dentro del reglamento. Usted se podrá defender 90 minutos y encontrar una pelota final que le permita conseguir su objetivo.

Y así y todo, en el increíble universo del fútbol hay entrenadores que ignoran las acciones de pelota quieta. Cuando hay estudios de que un alto porcentaje de los partidos se definen por esa vía.

¿A qué viene la introducción? A que Nacional se retiró del Estadio con un amargo sabor de paladar en el amistoso contra Boca Juniors. Es que al margen de que hizo más méritos que su rival por la victoria, terminó perdiendo por una acción de balón detenido.

En los descuentos Arismendi cometió una falta innecesaria. Gago se paró detrás de la pelota como para rematar directo. Carrizo pasó por arriba y desbordó por el costado de la barrera. Hacia allí fue la pelota. Carrizo levantó el centro atrás y Castellini definió  para sorpresa de todos.

Nadie lo podía creer. El fútbol es así. Una simple acción echa por tierra todo lo realizado y la gente generalmente suele quedarse con la última imagen. Con la distracción defensiva, que fue tal.

Ahora bien, ¿qué deja el análisis del Nacional de Álvaro Gutiérrez? Pocas cosas para destacar. Acaso como punto más saliente la presión que ejerció sobre el rival con Diego Arismendi como abanderado. El volante jugó un gran partido, recuperó seguido la pelota. Pero no fue el único, el botija Barcia bajó a colaborar, lo mismo que Pereiro. Hay una sana intención de colaborar, de espíritu solidario que hace a esta historia de los equipos en formación.

Otro punto positivo es la sana intención de jugar por abajo. De que Nacho se junte con Pereiro y Alonso para firmar un circuito futbolístico. Los laterales se muestran siempre en ofensiva y son veloces para sorprender. Pero falta acople, y es lógico.

En defensa se mostró sólido. De los Santos se comió a Giglioti y fue bien acompañado por Rafa García. Los laterales jugaron con determinación y fuerza.

Justamente De los Santos tuvo una de las más claras a los 16 con un cabezazo. Y sobre el cierre lo perdió Espino por no definir con su pierna habil.

El tema es que Nacional falló arriba. Alonso protestó más de lo que jugó. Es cierto que la pelota no llegó bien porque Nacho no se mostró muy claro y todo quedó a merced de alguna acción individual de Pereiro. Apenas iniciado el complemento le quedó una a Iván, en una contra que no pudo aprovechar. Y la segunda la tuvo Pereiro que robó una pelota en la salida del rival y su remate fue tapado por Orión. Poca cosa más en un juego típico de pretemporada donde hay más intenciones que confirmaciones.

Y donde quedó como saldo final la preocupación que se llevó el entrenador. La distracción del gol generó caras serias en el vestuario. Claro que es mejor que suceda ahora, que hay tiempo para corregir y no en pleno campeonato.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios