Serena lo ratificó: no tiene rivales

La estadounidense venció por un doble 6-4 a Maria Sharapova, ganó el segundo Roland Garros de su carrera y su 16º Gran Slam

Serena Williams cumplirá 31 años en setiembre. Bien puede considerarse una veterana del circuito femenino de tenis. Pero su poderío es tan grande y su dominio tan demoledor que cuesta creer que alguien pueda desplazarla del número uno del mundo, al que retornó el año pasado. Ayer lo confirmó al coronarse nuevamente en Roland Garros.

La estadounidense derrotó por un doble 6-4 a la rusa Maria Sharapova, número dos del ranking WTA, y ganó por segunda vez en su carrera el Abierto de Francia sumando el 16º Grand Slam de su carrera. Por esto la llaman Serena Slam.

Con este nuevo trofeo ya suma 52 títulos ATP y esta temporada conquistó el sexto sobre ocho torneos disputados.

Ya ganó en Brisbane y Miami sobre pista dura –su especialidad– y en el polvo de ladrillo de Charleston, Madrid, Roma, además de Roland Garros.

Estos títulos se suman a los siete que ganó el año pasado –sobre 12 disputados–, incluyendo los Grand Slams de Wimbledon y el US Open, además de la medalla de oro de los Juegos Olímpicos.

Y tanta gloria junta llega después de un 2011 en el que no solo su carrera tenística sino también su vida corrió peligro a causa de una embolia pulmonar.

Cuando todo el mundo creía que la estrella de Serena se apagaba, como le ocurrió a su hermana mayor Venus, 15 meses mayor que ella y ganadora de siete Grand Slams (cinco Wimbledons y dos US Open), la estadounidense volvió más potente que nunca.

Y ese poder demoledor de su brazo derecho no encontró en el cambiante e inestable circuito femenino de los últimos ninguna rival que le pudiera hacer fuerza.

Lo dicen los números contra Sharapova, su víctima de ayer: en 16 enfrentamientos solo pudo ganarle dos veces, en la temporada 2004. Desde entonces, las 13 veces que jugaron ganó Serena.

Y la rusa es una de las mejores jugadoras del circuito junto a la bielorrusa Victoria Azarenka que es una de las dos que le ganó este año a Serena, en la final de Doha. La otra fue Sloane Stephens, quien dio cuenta de su ídola en cuartos de final del Abierto de Australia.

Pero ni siquiera esa derrota ante Azarenka, del 17 de febrero de este año, le hizo mella. Fue ahí que Serena recuperó el número uno acumulando 31 triunfos consecutivos en el circuito.

La nacida en Saginaw, Michigan, pero que reside en Florida porque prefiere el calor, ganó su primer Grande en 1999, el US Open.

¿Puede acaso pedir algo más? Tal vez aprender bien el francés, algo en lo que se esfuerza, no solo porque le gusta mucho París, sino porque es entrenada por un galo, Patrick Mouratoglou.

“Su triunfo aquí demuestra que a su edad se puede jugar bien, que si se tiene el deseo y la motivación, con 31 años se pueden conseguir cosas. Yo no sé lo que será de mí con 31 años”, dijo Sharapova al asumir la derrota.

La rusa tiene 26 años y cuatro Grand Slams ganados en ocho finales disputadas.

Los 16 Grandes de Serena la dejan a dos conquistas de los 18 de Martina Navratilova y Chris Evert. La máxima ganadora, 24, es Margaret Court, seguida de Steffi Graff, 22, y Helen Wills
Moody, 19.


Populares de la sección

Comentarios