Sencillez, buen humor y clase

El argentino aseguró que para la próxima temporada buscará mejorar su juego ofensivo en la red

Distendido, demostrando que la estaba pasando bien y con ganas de estar. Recordando sus primeros pasos, en los que cosechó su primer título en el Carrasco Lawn Tennis, agradecido con toda la gente que hizo posible su llegada y reafirmando su muy buena amistad con Pablo Cuevas.

Así llegó el argentino Juan Martín del Potro, la torre de Tandil que con sus casi dos metros se entreveró entre los presentes con humildad y dispuesto a responder las interrogantes, sacarse fotos y firmar autógrafos.

Con Cuevas a un lado y el presidente del club, Alberto Herrera, y Diego Pérez del otro, protagonizó una conferencia de prensa en la que no esquivó las preguntas sobre su relación con el equipo de Copa Davis de Argentina y en la que reconoció que ni él se esperaba un cierre de año tan exitoso, en el que ganó los torneos de Tokio y Basilea, en setiembre y octubre, respectivamente. Además, fue finalista en Shanghái, en octubre.

“Fue hasta sorprendente para mí la manera que terminé el año. Los últimos torneos son los más difíciles y tener que ir a jugar a Asia es muy desgastante mentalmente. Sin embargo, tuve grandes torneos, igual que en los indoor de Europa”, recordó el argentino.

Asimismo, explicó que una de las claves para ese gran remate fue haber perdido tempranamente el US Open.

“Si bien es mi torneo preferido y llegaba con mucha expectativa, el hecho de perder tan rápido me dio tiempo para descansar y para entrenarme más que el resto, lo que aproveché muy bien. Adentro mío se despertó algo para terminar bien la temporada porque tenía esa bronca de no haber hecho un buen US Open. Eso me motivó mucho más”, reconoció.

Varios fueron los momentos descollantes que protagonizó el tandilense en el año. Ganando o perdiendo fue dueño de la admiración de rivales y público de todo el mundo, pues demostró que está a la altura de los mejores para pelear por el primer escalón del ranking, aunque él mismo explica que es muy difícil alcanzar ese objetivo.

“Con Djokovic en Wimbledon fue impresionante. Ayer (el viernes) vi una repetición del partido y creo que fue una gran batalla de los dos. Más allá de haber perdido en el quinto set es un partido que lo recuerdo y no tengo bronca. También me pasó en los Juegos Olímpicos con Federer y en la final de US Open contra él. Son partidos que van más allá del resultado. Obviamente que si los ganás escribís historia, como me tocó en el US Open, pero perdiéndolos de esa manera contra los mejores jugadores de la historia del tenis también te deja muy tranquilo. Todo esto me ayudó a darme cuenta que otra vez podía estar peleándole a ellos de igual a igual después de bastante dominio de ellos”, manifestó.

Acerca de su juego y ya pensando en el futuro para salir a dar caza a los cuatro que tiene arriba en la clasificación (Nadal, Djokovic, Ferrer y Murray), Del Potro reveló que está buscando mejorar su juego ofensivo y que conseguir la regularidad en el mejor nivel que mostró en 2013 es la fórmula para estar luchando con los mejores, intentando ganar los Grand Slams.

“Me gustaría mejorar mucho lo que es la parte ofensiva de mi juego. Desde la línea me siento muy sólido y lanzó grandes tiros pero creo que la diferencia con Federer, Nadal o Djokovic, es el manejo del juego en la red, ya sea la volea o el cambio de ritmo, que es lo que estoy trabajando”, indicó.

Asimismo, agregó que  los rivales mencionados “son tan buenos defensivamente y tan buenos físicamente que a veces se necesita estar un poquito más cerca de la red para ganar los puntos”.  l


Fuente: Diego Molinelli @dfmolinelli

Populares de la sección

Comentarios