Selección a la deriva

A lo largo de la era Bauzá el combinado fue atacado por dirigentes que se quejaron de los premios, los salarios, los gastos del Complejo y se molestaron por la inflexibilidad de Tabárez a la hora de ceder jugadores; ¿ahora, quién defenderá a la celeste?

La selección uruguaya, a escasos días del inicio del Mundial, queda a la deriva y en manos de dirigentes que lo largo de los últimos tiempos fueron críticos de los gastos que genera el proceso de Oscar Tabárez.

Los neutrales comandados por Sebastián Bauzá eran los que sostenían el palo de la carpa y toleraron mil y un ataques contra la selección.

¿Qué cuestionaban los clubes? Desde los salarios hasta los gastos que genera mantener la concentración del Complejo Celeste.

Los premios que se llevan los jugadores y el cuerpo técnico siempre estuvieron en la mira. Los neutrales hicieron un acuerdo sobre la base de formar una sociedad. En consecuencia, de los ingresos que recibe la AUF, la mitad va para el plantel.

Esto, al margen de que fue votado, tuvo muchas voces discordantes.

El vicepresidente de Peñarol, Edgar Welker, declaró: “Los jugadores y cuerpo técnico se llevan gran parte de la torta hay que cambiar esto”.

Otros dirigentes protestaron porque los funcionarios que trabajan en el entorno de la selección percibieron premios.

Hace poco un grupo de clubes, que ejerció presiones para la caída de Bauzá entre los que se encuentran El Tanque Sisley, Cerro Largo, Cerro, Racing, Juventud, Miramar Misiones, elevó una nota al Ejecutivo donde decía: “Indudablemente, éste ha sido uno de los procesos más exitosos del fútbol uruguayo, pero que lamentablemente no fue aprovechado por el actual Consejo Ejecutivo.

Se trata de un proceso en el cual se han alcanzado grandes logros a nivel de selección. Dentro de este marco y en reiteradas oportunidades hemos escuchado que el Consejo Ejecutivo lograría el apoyo de las empresas del Estado y del patrocinio privado, pero nada de esto ha sucedido. Al día de hoy, las instituciones profesionales del fútbol uruguayo, estamos prácticamente en situación de quiebra”.

Los clubes pretendían que la selección los salvara. Pero Tabárez dijo el 9 de febrero a Punto Penal: “Todo esto roza los procesos de selecciones. Acá se invierte y se ha gastado lo mínimo indispensable. No son tantas las selecciones que mantienen a los clubes ni la viabilidad de su futuro interno. Acá (al complejo) no vienen jugadores de todos los equipos. Hay equipos que jamás han pasado un futbolista por acá”.

Otra guerra que se libró siempre con Tabárez fue la fecha de entrega de los jugadores de los clubes a la selección. Fueron innumerables los casos de pedidos de que el técnico libere a los jugadores para disputar partidos con sus clubes. Respaldado por el Ejecutivo triunfó siempre la postura del entrenador.

Ahora, bajo estas nuevas reglas, y con un gobierno donde mandarán aquellos que siempre atacaron a la selección, la celeste quedará a la deriva y con escasas voces que la defiendan.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios