Sebastián Abreu, una loca carrera que llega a su fin

Disputó 85 partidos, marcó 48 goles y fue dos veces campeón uruguayo con Nacional, aunque el último ciclo no terminó como él y los hinchas imaginaron
Sebastián Abreu no se va de Nacional como imaginó aquel domingo 13 de enero de 2013 cuando regresó al club por cuarta vez. Más de 3.000 hinchas concurrieron ese día al Parque Central para darle la bienvenida al ídolo que habían visto por última vez con la camiseta tricolor el 3 de julio de 2005, en aquel recordado y polémico partido contra Rocha que significó para Nacional el título de campeón del Uruguayo Especial.

Abreu soñó con mucho más que disputar solo 23 partidos y no ganar ningún título durante los últimos tres años de contrato: "Si yo quería un contrato largo no era por lo económico, sino para asumir la responsabilidad desde adentro y desarrollar una base para posicionar la marca Nacional a nivel internacional y no solo ganar campeonatos uruguayos", expresó el Loco el día de su presentación.

La realidad fue cruel con el delantero de Minas, que en este tiempo tuvo que salir dos veces en préstamo: jugó un año y medio en Rosario Central y medio año en Aucas de Ecuador. El último día de 2015 vence su vinculación y el club ya decidió que no habrá prolongación, pese al guiño del futbolista que dijo días atrás que se quería ir campeón.

"Por aspectos políticos terminé siendo rehén. Entonces opté por cuidar mi patrimonio y busqué otras alternativas. Se vendió un pescado podrido". Sebastián Abreu a Referi el 6/6/2015

Se cierra así una etapa conflictiva, cargada de polémicas a su alrededor. Arregló su retorno con Eduardo Ache durante la campaña para las elecciones de diciembre de 2012. Firmó un contrato por dos años con opción a un tercero con un sueldo de US$ 50 mil mensuales. Hubo dirigentes que le recriminaron públicamente al presidente que el tercer año se arregló sin el consentimiento de la directiva.

Al principio de 2015 Ache mantuvo reuniones con Jorge Chijane, representante del Loco, para rescindir el contrato, pero no llegaron a un acuerdo. Eso provocó que el presidente en un acto de campaña que realizó en Paysandú antes de las últimas elecciones, dijera que Abreu no se había portado bien con el club.

Es que el rendimiento deportivo del delantero no fue el esperado. Apenas habían pasado cuatro meses de su vuelta y el técnico Rodolfo Arruabarrena dijo que Abreu era la quinta opción en el ataque que tenía dentro del plantel. Ni siquiera lo llevó ese año a la pretemporada.

Continuó su carrera en Argentina, donde jugó un año y medio a préstamo en Rosario Central. Regresó a Los Céspedes y el técnico de entonces, Álvaro Gutiérrez, le permitió entrenar pese a que había dirigentes que lo querían enviar a Tercera división. Salió otra vez cedido, ahora por seis meses a Ecuador. Retornó a mitad de año y Gustavo Munúa le dio la oportunidad de jugar los últimos seis meses. Poco, pero jugó y marcó goles.

Idas y vueltas

Abreu llegó a Nacional por primera vez en 2001. Hasta ese momento su trayectoria incluía Defensor Sporting, San Lorenzo, Deportivo La Coruña, Gremio, Tecos de México y otra vez San Lorenzo. También algunos partidos con la selección. Sin saber si iba a poder jugar en Nacional comenzó a entrenar en Los Céspedes.

"En Minas o cuando venía a ver a Nacional solía usar la camiseta tricolor" dijo aquel día. Luego contó: "Tuve la oportunidad de jugar dos veces contra Nacional, en una de ellas convertí un gol y no lo festejé porque lo sentí de esa forma". Eso era lo "íntimo" que no había contado hasta entonces.

La negociación con Deportivo La Coruña dio sus frutos y Abreu pudo cumplir el sueño de jugar en Nacional. Al cabo de aquella temporada se retiró campeón.

En 2003, después de defender a Cruz Azul de México, regresó a Nacional. Fue un pasaje accidentado, porque no era clara la legalidad del pase y producto de eso fue inhabilitado dos veces. De todas formas, dejó su huella: En siete partidos marcó ocho goles, dos de ellos a Peñarol.

Después del Clasificatorio y la Copa Libertadores 2004 Ache despidió al técnico Santiago Ostolaza, contrató a Hugo De León y con él llegó Abreu por tercera vez al club.

Jugó un año y se fue a mitad de 2005, después de ganar el Uruguayo Especial con un gol suyo de penal tras una polémica falta cobrada por el juez Gustavo Méndez contra el mismo Loco a los 95 minutos de juego. Si Nacional no ganaba ese partido (el resultado final fue 3-2) el campeón era Defensor Sporting.

En su paso por Nacional disputó ocho clásicos y marcó ocho goles. El último que jugó fue por el Clausura 2013 y los tricolores perdieron 0-3. Otro signo del último pasaje negativo por el club.

Abreu continuará su carrera en el exterior y sabe que en un futuro volverá a Nacional en otra función. Pero más allá de las polémicas en su último paso, siempre será ídolo.

El Loco siempre está volviendo

La primera vez

Nacional estaba en una racha positiva. Había ganado los campeonatos uruguayos de 1998 y 2000. Sebastián Abreu estaba en su apogeo con 25 años y un contrato vigente con Deportivo La Coruña. El club español aceptó cederlo por seis meses sin cargo y el Loco se sacó el gusto de jugar en el equipo del que siempre fue hincha. Disputó 18 partidos y marcó 17 goles. A fin de año se retiró campeón.

Segunda etapa

Jugaba en Cruz Azul cuando volvió a Nacional en 2003. El 6 de abril se agotaron las entradas del Parque Viera, donde el tricolor jugó de local contra Miramar, porque además de Abreu también volvió al club Fabián O'Neill. El Loco fue inhabilitado por la Mesa Ejecutiva tras tres partidos porque no había seguridad de que fuera legal su pase. Lo habilitó la Justicia Laboral y volvió a inhabilitarlo la AUF. Se fue campeón.

No hay dos sin tres

Tras jugar en Tecos y hacer la pretemporada en La Coruña –seguía siendo dueño del pase– volvió a Nacional a mitad de año. Ganó el Apertura y perdió la final del Uruguayo contra Danubio. En 2005 prosiguió en el club y disputó el Uruguayo Especial. Durante ese lapso Abreu disputó 37 partidos y marcó 17 goles. También se fue campeón del Especial y jugó por primera vez un torneo internacional con el albo.

Cuarto retorno

Los hinchas de Nacional se ilusionaron con la cuarta vuelta del ídolo. El 13 de enero de 2013 (fecha elegida por el número de camiseta que lo identificó durante su carrera) fue presentado en el Parque Central en un acto inusual en el fútbol uruguayo. Cerca de 3.000 personas coparon la tribuna principal del estadio. "Llego a colaborar y a disfrutar como un hincha más, que en definitiva es lo que soy", dijo.

El club número 21

Una de las más firmes propuestas que tiene Abreu es de Junior de Barranquilla, donde es ídolo el golero Sebastián Viera. El próximo será el club número 21 en la carrera de Abreu que defendió a Defensor, San Lorenzo, La Coruña, Gremio, Tecos, Nacional, Cruz Azul, América, Dorados, Monterrey, San Luis, Tigres, River Plate, Beitar Jerusalén, Real Sociedad, Aris Salónica, Botafogo, Figueirense, Rosario Central y Aucas.


Populares de la sección

Acerca del autor