Se viene una limpieza

El plantel tricolor será depurado al cabo del Clausura y los dirigentes quieren tomarse unas horas para decidir el futuro de Gerardo Pelusso

El silencio en el vestuario de Nacional después del clásico era atronador. Era como estar en una sala velatoria. Hasta los periodistas, cuando salían al aire para sus radios, hablaban bajito, no querían perturbar el dolor. Una escenografía lógica después de perder 5-0 frente al tradicional rival.

“Fue un golpe extremadamente duro, de un impacto incalculable” expresó el dirigente Pablo Durán que tuvo que responder a la pregunta de rigor: ¿Qué pasará con Pelusso? “Este es un momento inadecuado para responder eso. Solo tenemos que asimilar el dolor y esperar a que termine el campeonato”.

Luego indicó: “Pelusso tiene la espalda ancha como para soportar un momento como este. Hablamos con los técnicos, pero están impactados como lo estamos todos. Era un vestuario de reflexión y no como para tomar decisiones”.

Claudio Puig, otro de los dirigentes que se prestó a brindar declaraciones después de la derrota, respaldó al entrenador: “Para mi Pelusso debería seguir. Tenemos que analizarlo con los compañeros y no apresurarnos. No podemos equivocarnos y cortar por el hilo más fino, hay cosas más profundas”.

Más que al entrenador en la interna del club le apuntan al rendimiento de los jugadores. Está claro que al cabo del Clausura habrá una “limpieza” en el plantel. Según datos que recogió El Observador, la idea del presidente Eduardo Ache para el segundo semestre era conformar un plantel nuevo junto a Pelusso. La gran pregunta ahora es si el floridense continuará en el cargo.

Ayer surgió en los corrillos del Centenario el nombre de Martín Lasarte, quien fue el último técnico del anterior período de Ache. Lasarte fue campeón del Uruguayo Especial 2005 y Campeón Uruguayo 2005-2006.

El presidente no concurrió al Estadio y fue también objeto de críticas por parte de los hinchas. Ache viajó a Brasil por asuntos personales de acuerdo a lo que se informó.

“Hay que asimilar el dolor y esperar a que termine el campeonato y tener la mente fría en este momento” respondió Durán. Puig dijo que “debemos bajar la pelota porque tenemos tiempo, cerrar filas hacia adentro porque quedan tres partidos y debemos clasificar a la Libertadores. Las medidas que haya que tomar se tomarán”. El secretario de la directiva anunció que habrá reuniones en los próximos días. “Necesito que el técnico y los jugadores me expliquen qué pasó. Siento vergüenza”.

Pablo Álvarez y Nicolás Prieto fueron sorteados para el control antidopaje. Después, los jugadores salieron uno a uno, en silencio, rumbo al ómnibus. Eran esperados por algunos  hinchas, pocos, que estaban en silencio. Una señora tenía una camiseta número 9 de Medina y le pidió a un fotógrafo: “Sacale una foto porque esto es lo que le faltó al equipo”.

El golero suplente Jorge Bava fue el primero que ascendió al bus. Le siguió Richard Porta. Nadie les dijo nada. Tampoco a Pelusso, que fue de los últimos en subir.

El plantel tiene libre este lunes y retorna mañana a los entrenamientos. Para el miércoles se programó la reunión semanal de la comisión directiva.

Por segundo año consecutivo el gran objetivo de Nacional en el final de la temporada es clasificar a la Copa Libertadores. Quedó cuarto en la tabla Anual a tres puntos del tercero River Plate. Un panorama desolador.

Nacional ya piensa en la próxima temporada con un plantel renovado y, ¿con el mismo técnico?


Populares de la sección

Comentarios