Se viene la viola

Defensor Sporting superó por 2-0 a Juventud de Las Piedras y extendió su racha invicta

Defensor Sporting se hace fuerte en el Apertura y ayer, al ganarle a Juventud de Las Piedras por 2-0, extendió su racha, tras un flojo comienzo, a cuatro encuentros invictos, con tres triunfos –ante Fénix, Cerro y el equipo canario– y un empate frente a Peñarol.

Pese a ser local, la viola no la tuvo fácil. La visita le jugó de igual a igual y en el comienzo fue el equipo que estuvo más claro, con Puerari como su jugador más incisivo en ataque, muy difícil de controlar para los zagueros, aunque le faltó culminar sus proyecciones y enganches.

Defensor, que salió con una línea de tres en el fondo con Scotti, Herrera y Arias, más Zeballos y Morales como carrileros, no tenía conexión en ataque. De Arrascaeta era absorbido por la marca de Juventud, Risso recibía pases largos y Luna no estaba fino.

Luego, Curutchet cambió el planteo y pasó a jugar con cuatro atrás, con Zeballos como volante por derecha. Y la variante táctica le dio resultado. A los 25’, su equipo comenzó a demostrar sus mejores acciones, con llegadas colectivas por izquierda, donde se juntaron Luna, Morales, De Arrascaeta y Gino, para darle juego a Risso, quien las peleó todas, y a Zeballos, cuando llegó al área y causó peligro por arriba.

En el segundo tiempo, Defensor salió con más decisión y, con viento a favor, fue metiendo a Juventud en su arco en base a tiros de equina y llegadas de pelota quieta. Scotti estuvo a punto de abrir el marcador al ganar por arriba y cabecear en una mala salida de Carini, pero el balón lo sacó Romero en la línea.

La visita tenía chispazos, siempre con Puerari como su carta más peligrosa. El delantero complicó a la zaga con sus maniobras, pero su socio ofensivo, Báez, nunca estuvo cerca de él.

Ante la falta de definición, Curutchet movió el banco violeta y le dio resultado. Lozano, volante que entró por Gino, tomó un rebote desde afuera del área y pateó de primera, para que le pelota se desviara y descolocara a Carini en el 1-0.

Juventud fue en busca del empate, pero los violetas se cerraron en el fondo, donde Arias y Scotti redondearon una buena tarde. En el cierre, mientras algunos pedían la hora, Alonso, otro ingreso, puso el 2-0 para que el grito de gol se mezclara con los aplausos del final. Se viene la viola.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios