Se retiro de la competencia para salvar la vida de su caballo

La ecuestre holandesa Adelinde Cornelissen notó que su caballo levantaba temperatura y prefirió abandonar la arena antes de competir

La equitación es un deporte que posee varias particularidades dentro de los Juegos Olímpicos. Por un lado, es la única disciplina olímpica que enfrenta a hombres y mujeres en igualdad de condiciones. También, es el único deporte en el que el compañero de equipo pertenece a otra especie, aunque el vínculo entre el caballo y el competidor a veces es aún más estrecho que entre dos personas. Esto quedó demostrado ayer, cuando la holandesa Adelinde Cornelissen se retiró de la competencia para evitar poner en peligro a su caballo.

Esperando a que la competencia comenzara, la saltadora ecuestre notó que su caballo levantaba cada vez más temperatura, por lo que prefirió entrar al campo para saludar al público y retirarse.

Embed

Esto ya le había sucedido durante los entrenamientos previos a su presentación, pero una serie de chequeos de los veterinarios aseguraron que el animal podía competir sin problemas. Aún así, Conrelissen prefirió ponderar la salud de su amigo.

"Con tal de protegerlo, decidí renunciar. Mi compañero, mi amigo, el caballo que lo ha dado todo por mí toda su vida no se merece que lo ponga en peligro. Por eso saludamos y nos retiramos" explicó la olímpica holandesa en su cuenta de Facebook.

Además, la amazona aseguró que su caballo está completamente recuperado y listo para volver a la competencia. "Sé que para algunos la historia no fue lo suficientemente interesante, pero a mí solo me alegra que Parzi está feliz y saludable otra vez" escribió.

Embed