Se rebelaron los albos

El plantel se fue del Centenario sin realizar declaraciones y el golero Jorge Bava le dijo al periodista de Tenfield que se “disfrazan las jugadas”

Jorge Bava fue abordado apenas terminó el clásico. Estaba molesto, era evidente. Gesticulaba, se llevaba las manos enguantadas a la cara constantemente. Fue elegido el mejor jugador de la cancha por los periodistas de Tenfield y Nacional no perdió el partido que la mayoría dio de antemano ganador a Peñarol. Pero el golero igual se descargó: “Tuvimos un penal (a favor) que no se cobró y que podía cambiar la historia, porque era un partido de un gol”, dijo.

¿Qué penal? le preguntó el periodista. “El penal que vio todo el mundo, el tema es que después si lo disfrazamos como lo disfraza, con todo respeto, la gente que trabaja contigo, como viene pasando todo el campeonato, es difícil. Me hubiese gustado ganar, desahogarme y hablar todo, así que ahora empatamos, nos vamos conformes porque dejamos todo, pero no podemos festejar un empate”.

Esta frase de Bava que rápidamente repercutió en Twitter fue el preámbulo de la rebelión tricolor.

Un rato después, los periodistas que aguardaban la conferencia de prensa de Gustavo Díaz y de los futbolistas, se quedaron con las ganas. “No hay conferencia de prensa, los jugadores se van a Los Céspedes y hablarán allá”, informó el encargado de prensa del club, Juan Pablo Sesto.

El favoritismo que la prensa le dio a Peñarol durante toda la semana pegó fuerte en la interna tricolor. Los futbolistas se lo guardaron, respondieron la bendita interrogante como les pareció y encararon el partido con esa molestia evidente.

Bava lo exteriorizó al final, en la misma nota con Tenfield: “El favoritismo lo hicieron ustedes, pero ustedes se olvidan que el actual campeón es Nacional, más allá de que tuvimos dos partidos malos, que perdimos y hoy empatamos, el bicampeón es Nacional y el que gana los clásicos siempre es Nacional, el que representa a Uruguay en el mundo en todas las copas es Nacional: el tema es que ustedes se olvidan de todo eso y se hace una semana picante”.

Luego agregó: “Todavía estamos en camino de seguir siendo campeones porque estamos hablando de un rival que venía bien, pero ese capaz que sale campeón de la mitad, así que esto falta y en junio del año que viene se va a ver el campeón”.

El Chavo Díaz, que habló más tarde en radio Carve, pidió respeto para sus jugadores: “Acá hay futbolistas ganadores, eso me da fe y confianza. ¡Cómo no creer en ellos! El cuerpo técnico está agradecido por la gran predisposición para el entrenamiento, humildad para aceptar lo nuestro. Hoy dieron otra lección de jerarquía y mística y hay que respetarlos en situaciones adversas”.

Nacional se rebeló afuera de la cancha, pero también lo hizo adentro, durante los 90 minutos de juego.

Se salvó en el primer tiempo cuando Peñarol dispuso de las mejores situaciones para convertir y creció notoriamente en el complemento, con actuaciones realmente buenas.

La tranquilidad que brinda Lembo desde el fondo, las atajadas de Bava, el amor propio de Damonte, el despliegue de Calzada, algún chispazo de Recoba y el pundonor de Medina. Pero por sobre todas las cosas, Nacional no se dio nunca por vencido. 

Último tramo fácil

Nacional tiene un calendario favorable en el tramo final del Apertura, pero de todas formas, los cuatro puntos que mantiene Peñarol de ventaja hacen que la posibilidad de obtener el título sea complicada, ya que quedan apenas 12 unidades para disputar. En las últimas cuatro fechas los rivales del equipo de Gustavo Díaz son Juventud de Las Piedras en el Centenario, Racing en el Parque Central, Progreso de visitante y  Wanderers de local. Por más que matemáticamente tiene chances en el actual torneo, los puntos ganados ahora serán fundamentales para la Tabla Anual. 

“Faltó embocarla”, dijo Díaz

Los céspedes. El técnico de Nacional, Gustavo Díaz, dijo que “en el minuto 15 o 20 (del segundo tiempo) el partido se vuelca para el lado nuestro y faltó embocarla. Lo tuvo Adrian, pero no le quedó bien la pelota y lo trancaron, después una incidencia en la que le cometieron penal, un remate del Chino...”. Expresó que como “se veía que el gol venía” se demoraron los cambios”. El técnico realizó los tres cambios seguidos en los minutos 85, 86 y 87.

Reconoció que Recoba “estaba ofuscado” en el primer tiempo porque “faltaba pausa, tranquilidad para la circulación de la pelota”, y  que en el segundo tiempo apareció la “jerarquía” del Chino “para moverse, es difícil marcarlo, hace la pausa justa y empezamos a controlar la parte ofensiva”.

Al mismo tiempo, Alejandro Lembo subrayó que “hubo un tiempo para cada lado; ellos bien al principio y nos costó mantener un buen ritmo. Faltando 10 o 15 minutos el equipo emparejó, se fue arriba y en el segundo tiempo nosotros tuvimos mas jugadas de peligro”.

Reconoció su “amargura” por no haber ganado el clásico y que estos partidos “el que maneja mejor la cabeza es el que saca ventaja”.

Luego, Lembo habló de las polémicas: “En el segundo tiempo hay un par de jugadas que me dejaron la duda si fueron penales o no, son situaciones que pudieron convertirse y ganar el  partido”. 


Populares de la sección

Comentarios