Se quedó sin nafta

Tras un buen primer tiempo, Peñarol se quedó mucho en el segundo y lo pagó con derrota 1-0 ante Vélez

Peñarol tuvo pelota y campo durante 50 minutos ante uno de los equipos más fuetes de la Copa Libertadores, pero no pudo llegar al gol, y tampoco tener muchas llegadas claras. Y eso, ante un equipo como este buen Vélez que pasó por el Centenario, suele pagarse caro. Al final fue de la forma más cruel: a los 87’, con un gol de Lucas Prato que le dio a los argentinos la victoria 1-0 en el partido que abrió la tercera fecha del Grupo 4 de la Copa Libertadores, y le sacó el invicto y el buen andar que traían los aurinegros.

El arranque fue intenso, con el carbonero apostando a presionar en toda la cancha a Vélez, sobre todo con una activa participación de los volantes Cristófoto y Novick. Aguirregaray se dedicó a buscar a Estoyanoff, que en velocidad y moviéndose desde la derecha al centro complicó a la defensa de Vélez. De todos modos al carbonero le faltó fineza en los metros finales, y por eso la más clara fue un tiro libre del “Lolo” que se fue cerca.

Vélez también tuvo un intento a través de un tiro libre que pegó en la barrera.

El dominio carbonero se mantuvo con el correr de los minutos, y el tándem Aguirregaray-Estoyanoff empezó a sentirse más cómodo. El buen trabajo de Cristóforo también permitió que el paraguayo Torres se soltara y se convirtiera en otro elemento de preocupación. Zalayeta y Olivera, pivoteando, obligaron a la línea de cuatro a estar siempre exigida, y a que el partido no se moviera de campo de Vélez, más allá de algún buen contragolpe de los argentinos.

De todos modos, a Peñarol siguió faltándole precisión en el toque final, por lo que no pudo traducirlo en más llegadas que algunas pelotas quietas.

Así se fue el primer tiempo, con un buen rendimiento de Peñarol que tuvo pelota y campo, pero que no pudo aprovechar ese momento para ponerse arriba ante un rival durísimo.

Peñarol arrancó con la misma actitud en el segundo, con un Aguirregaray activo para habilitar a Esoyanoff y a Zalayeta, que fue perdiendo efectividad con el correr de los minutos. Algo parecido a lo que le ocurrió a Peñarol, que empezó a mostrar señas de desgaste físico tras el muy buen pressing que hizo en la primera parte.

Así Vélez empezó a animarse, primero con buenos contragolpes, y luego adueñándose de la pelota y adelantándose en la cancha. Así llegó la más clara, a los 11’, que terminó con una atajada de Bologna, y que fue la más clara del encuentro.

Peñarol se fue retrasando cada vez más, y dándole la pelota a un Vélez que siguió creciendo. Da Silva apostó por Núñez en lugar de Olivera, con Zalayeta oficiando de 10 y Aguirregaray de cuarto volante de marca. Sin pelota, lo del carbonero era buscar alguna buena contra, y esperar que pasaran los minutos, sabiendo que el momento de dominio había pasado.

Entonces a los 87’ llegó lo lógico: el gol argentino. Desborde de Copete –de gran ingreso- y zapatazo de Prato para poner la apertura.

No quedó tiempo para más nada. Peñarol pagó muy caro su apagón del segundo tiempo, perdió el invicto en la Libertadores, y pasó de estar a un pasito de la clasificación a tener que volver a remarla.


Populares de la sección

Comentarios