Se parece al viejo Djokovic

El serbio pasó la fase de grupos sin perder y va por recuperar el número 1
El tenista serbio Novak Djokovic barrió ayer al belga David Goffin (6-1, 6-2) y avanzó invicto a semifinales del Másters de Londres, donde podría recuperar el nº1 mundial que Andy Murray le quitó hace una semana.

El canadiense Milos Raonic consiguió el segundo boleto a semifinales, al vencer al austríaco Dominic Thiem por 7-6 (7/5) y 6-3.

Djokovic se aseguró avanzar como primero de grupo a las semifinales del sábado, y se coloca momentáneamente como primero del mundo a la espera del viernes.

Este día, Murray, que ganó sus dos partidos en Londres hasta la fecha, tendrá que ganar al menos un set ante el suizo Stan Wawrinka (3º cabeza de serie) para asegurarse su paso a semifinales.

También opta a un boleto el japonés Kei Nishikori (5º), que se medirá a un croata Marin Cilic (7º) ya sin posibilidades.

Djokovic, campeón de las cuatro últimas ediciones del Másters, pretende acabar la temporada como número uno por tercer año consecutivo y para ello tiene que mejorar el resultado de Murray en este torneo que reúne a los ocho mejores.

El serbio y el británico dependen de sí mismos. "Y eso es lo que un jugador quiere", dijo Djokovic ayer. "Todo está yendo en la buena dirección. Juego mejor y mejor a medida que avanza el torneo. Y ahora tengo un día de descanso, que es algo que me buscaba".

Se enojó por una sanción tras demorar

El serbio Novak Djokovic pidió que los árbitros sean más respetuosos con los jugadores después de haber recibido una amonestacion por superar el tiempo permitido antes de servir ayer ante Goffin. "Usted no tiene la menor idea de cómo funciona el tenis", dijo al árbitro Fergus Murphy, al cambiar de lado, después de que fuera amonestado por tomarse demasiado tiempo antes de un saque tras un punto.

Djokovic también se refirió al juez Tom Barnes, antes de recuperar la calma y ganar con autoridad. "Sé que soy uno de los que se toma más tiempo antes de sacar: lo admito sin problema. Pero hoy recibí una amonestación la primera vez que me pasé; es exagerado", señaló Djokovic. "Pienso que sería justo, correcto y respetuoso hacia el jugador y el juego advertir cuando te has pasado por primera vez, antes de enseñar una amonestación", añadió.

El serbio, que perdió la semana pasada el número 1 mundial en favor de Andy Murray, se ha mostrado nervioso durante el Masters. En el primer partido tiró una pelota a la grada debido a su frustración y luego defendió su acción en rueda de prensa.


Raonic elimina a Thiem

En el segundo partido, Raonic (4º) hizo valer su poderoso servicio para imponerse a Thiem (8º). Raonic conectó 13 aces y se anotó el 85% de los puntos con su primer servicio. Ahí radicó la diferencia ante un jugador con un repertorio más diverso y vistoso, al ser uno de los pocos que golpea el revés a una sola mano.

Thiem ganó cuatro títulos este año –Buenos Aires, Acapulco, Niza y Stuttgart– y es el enésimo joven llamado a protagonizar un relevo generacional que no acaba de producirse. A sus 23 años, Thiem no es ningún niño, pero la longevidad de Nadal, Federer o Djokovic ha conseguido que se celebre como un hito que un debutante gane un partido en el Masters, el del martes ante Gael Monfils, algo que no ocurría desde hacía siete años.