Se les viene la noche

Baréin será escenario del primer evento nocturno. Como era esperable, los hombres de Mercedes fueron los más rápidos en las prácticas del viernes

 

La décima edición del Gran Premio de Baréin, tercera fecha del Campeonato 2014 de Fórmula 1, significará el regreso a un terreno conocido en un año caracterizado por los cambios.

El circuito de Sakhir fue sede hace pocas semanas de dos de las tres pruebas de pretemporada, pero tendrá el domingo un ingrediente inusual: la carrera se largará a las 18 horas locales con la puesta del sol.

Aunque los Mercedes son los claros favoritos, habrá que tener en cuenta la evolución de Red Bull y Ferrari, sin olvidar la amenaza de Williams y McLaren.

Baréin, un viejo conocido

Este será probablemente el circuito más amigable para los ingenieros que deben poner a punto los chasis y las complejas unidades de potencia híbridas que impuso el reglamento 2014. De los 12 días de prueba que dispusieron previo al debut en Australia, 8 transcurrieron en el circuito de Sakhir.

No es el terreno más demandante para los impulsores, ya sea por consumo o refrigeración. Renault Sport estima que un 60% de la vuelta se hará con los motores de combustión interna y los sistemas de recuperación de energía a pleno régimen. La temperatura no tendrá la incidencia del pasado fin de semana en Malasia, ya que irá en descenso a medida que transcurra la competencia.

Enorme desafío para los frenos

Cuatro rectas, enlazadas por curvas de baja o media velocidad, supondrán una dura prueba para los discos y las pastillas de carbono.

El Circuito Internacional de Baréin es uno de los más rigurosos del calendario en esa área, con desaceleraciones que llegan a los 5g, acercan los discos a los 1.000º C y templan los cuellos sobredimensionados de los pilotos. La presión sobre el pedal izquierdo -para reducir la velocidad de 320 a 60 km/h en menos de dos cuadras- alcanza los 119 kg, según el especialista Brembo.

La carga aerodinámica (downforce) no es elevada en Baréin para acotar la resistencia al aire y optimizar así la velocidad punta en las rectas, puesta a punto que no colabora con la frenada del tren delantero.

La falta de apoyo del ala aumentará la probabilidad de bloqueo, agravando una tendencia que ya se observó en los primeros Grandes Premios debido a fallas en el sistema electrónico que reparte la frenada entre ejes.

Las violentas desaceleraciones permitirán recargar fácilmente las baterías desde el sistema de energía cinética (MGU-K) hasta el máximo permitido de 2 Megajoules por vuelta. Este componente del ERS está conectado directamente al cigüeñal del motor de combustión interna y puede rotar a 50.000 rpm.

Cubierta de granito

60.000 toneladas de granito inglés y asfalto conforman una de las superficies más abrasivas de toda la temporada. Pirelli, único proveedor de neumáticos de la categoría, pondrá a disposición de los 11 equipos los medios (banda blanca) y los blandos (banda amarilla) de su gama 2014, más conservadora en términos de duración que los de la temporada anterior.

La demanda de tracción a la salida de las curvas lentas, constituirán uno de los mayores desafíos que enfrentarán los productos del fabricante italiano. El enorme torque de los motores V6 turbo generará pérdidas de adherencia que elevarán la temperatura de las cubiertas traseras hasta los 130º Celsius, fuera de su rango óptimo de trabajo, degradándolas sin remedio.

Los candidatos de siempre

Nadie pone en duda que los Mercedes W05 serán los autos a batir en las primeras fechas. Rosberg se llevó la victoria en Australia, respondiendo Hamilton de la misma manera en Malasia. Si existía alguna duda, en las pruebas libres del viernes marcaron los mejores registros.

Williams obtuvo excelentes resultados en las pruebas desarrolladas en este mismo circuito y McLaren promete un paquete de mejoras que elevarán su ritmo. Ambos están potenciados por Mercedes Benz, un factor clave de desempeño en esta etapa del campeonato.

Ferrari sabe que tiene que cerrar la brecha con los impulsores alemanes si pretende salir de su sequía (no es campeón desde 2007 con Raikkonen) pero la gran incógnita será si el Gran Premio de Baréin marcará la recuperación de Renault.

El Red Bull RB10 que surgió del tablero de dibujo de Newey brilla en aerodinamia, pero requiere de un impulsor más potente y confiable. Si la falencia de su proveedor francés está en el software, como parece más probable, la solución puede llegar de un minuto a otro.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios