Se dice de mí

La sexualidad de la sudafricana Caster Semenya vuelve a escena con su aparición en los Juegos Olímpicos

Stanislawa Walasiewicz tenía 69 cuando murió víctima de una rapiña en un supermercado de Cleveland. La autopsia confirmó lo que el mundo deportivo sospechaba desde hacía décadas: era un hombre.   

Polaca de nacimiento y estadounidense por adopción, Walasiewicz fue medalla de oro en los 100 m llanos de Los Angeles 1932.

En Berlín 1936 la derrotó Helen Stephens de Estados Unidos. Para evitar que su triunfo fuera manchado por las sospechas, se desnudó enfrente de los árbitros.

Este caso histórico, y otros (ver recuadro), se reflotaron el miércoles cuando la sudafricana Caster Semenya se clasificó segunda en la serie 1 a las semifinales de los 800 metros de los Juegos de Londres.

Semenya asombró al mundo en el Mundial de Berlín 2009 donde se impuso con tanta contundencia (1.55.45 contra 1.57.90 de la keniata Sylvia Jebiwott) que sus rivales comenzaron a dudar de su sexo.

La IAAF, ente rector mundial del atletismo, no tardó en ordenar un estudio sobre su condición sexual.

Por entonces se hablaba de que podía tratarse de una persona hermafrodita. 

Desencantada, la atleta expresó: “Para mí, correr es nada. Honestamente, es nada. Ellos pueden tomar sus propias decisiones. Pero no se olviden que soy quien tiene la última palabra. Yo soy quien decidirá si me retiro o no”.

Un grupo médico especial tomó el caso durante meses. Las conclusiones a las que arribaron nunca fueron reveladas.

Sin embargo, en junio de 2010 se le permitió volver a las competencias en la rama femenina. El 15 de julio se impuso en Lappeenranta (Finlandia) con un registro de 2.04.22.

En el Mundial de Daegu 2011 fue plata (1.56.35) contra el 1.55.87 de la rusa Maria Savinova.

Y ahora, a los 21 años, afronta el reto del oro olímpico.

No fue casualidad que en la ceremonia de apertura portase la bandera de Sudáfrica. Quien más la apoyó en sus días tristes fue el ex presidente de la nación Nelson Mandela. Es a él a quien quiere dedicarle el oro.

Este jueves se disputarán las semifinales y el sábado será la gran final.

Semenya es entrenada por Maria Mutola, la mozambiqueña que ganó el oro en 800 m en Sídney 2000 y que también levantaba sospechas por su robusto aspecto. 

La keniata Pamela Jelimo, mejor marca del año (1.56.76) es una de las candidatas tras clasificarse con el segundo mejor tiempo de las clasificatorias.

Casualmente es otra de las atletas que han estado en duda acerca de su sexualidad.

Junto a la estadounidense Alycia Johnson (la mejor en las series) y las rusas Savinova y Ekaterina Poistogova pelearán el podio. Pero, ¿despejarán las dudas?


Populares de la sección

Comentarios