Se desata el debate en EEUU: ¿por qué un gay no puede jugar en la NFL?

El primer jugador de fútbol americano en declararse gay firmó con el equipo de práctica de los Dallas Cowboys; pese a tener una gran pretemporada ningún equipo lo quiso

Michael Sam, el primer jugador de fútbol americano en declararse abiertamente gay, tendrá su oportunidad de jugar en la NFL. Luego de ser liberado el sábado por los Saint Louis Rams, que decidió no incluirlo en su plantel de 53 jugadores, este miércoles los Dallas Cowboys decidieron ficharlo en su equipo de entrenamiento.

La decisión implica que Sam no estará disponible, al menos de momento, para jugar los fines de semana, ya que para eso el equipo debe ofrecerle un contrato como jugador activo. Sin embargo, se trata de un paso más, luego que aparecían sobre él varias dudas acerca de su futuro profesional.

El caso de Sam ha ganado un intenso debate en Estados Unidos, acerca de la intolerancia a los homosexuales en el deporte: su fichaje por parte de los Saint Louis Rams, en la séptima ronda del draft, se había visto como un mensaje de avance, para un sector muy postergado: según encuestas, el 25% de los negros gays jóvenes pensaron alguna vez en suicidarse.

Tras demostrar su valía en cuatro partidos de pretemporada con los Rams (once tacleadas y 2,5 capturas de mariscal), la organización decidió no mantener a Sam ya que contaba con toras seis opciones mejores en uno de los planteles con defensiva más fuertes de toda la liga. Sin embargo, el defensa demostró nivel suficiente para entrar en algún otro plantel.

Según varios medios, el miedo a una sobre atención mediática alejó a varios clubes de contratarlo, además de los temores de otros equipos de que el jugador homosexual significara una distracción dentro del plantel, algo que Sam se encargó de desterrar en losa Rams durante la pretemporada, donde todos destacaron su apego al trabajo y sobre todo, su bajo perfil, hasta convertirse en uno de los mejores jugadores en su puesto durante la previa a la liga, que arranca el jueves.

Según el periodista Adam Shefter, además de Sam solo 11 jugadores tuvieron 2,5 atrapadas de mariscal en la pretemporada. 10 están en la lista de 53 de sus equipos y otro en la lista de práctica, donde Sam consiguió entrar recién hoy.

“No hay otra forma de mirarlo: Sam no entró a ningún equipo porque le tienen miedo al hecho de que sea gay. No les interesa la atención de los medios, que pueden haber hiper publicitado la historia, pero solo sirven chivo expiatorio. Si eres un equipo de la NFL y le tienes miedo a los medios, no deberías estar en la NFL”, agregó el periodista Mike Freeman.


Populares de la sección

Comentarios