Se blindó atrás y probó variantes

El tricolor mejoró en defensa y con Fucile tiene un as en la manga

Con una racha de cuatro victorias consecutivas y tras dejar el arco invicto después de nueve partidos, Nacional aprontó el clásico con una magra presentación ante Fénix.

El equipo recuperó la fortaleza básica que lo llevó a arrasar en el Apertura: la defensa.

Fénix, un rival muy poco imaginativo, lo intentó lastimar (14 veces) a fuerza de pelotas quietas, vía por la cual Nacional encajó nueve de 16 tantos en el Clausura.

Pero entre las sólidas respuestas de Jorge Bava, las prestaciones defensivas de Iván Alonso y tres aportes sobre el final de Sebastián Taborda, el equipo de Álvaro Gutiérrez volvió a dejar el arco en cero por primera vez desde la primera fecha del torneo.

“Las pelota paradas era algo que nos preocupaba porque estábamos en el debe”, dijo ayer Gutiérrez en Último al Arco que se emite por Sport 890.

Las únicas desconcentraciones defensivas se dieron cuando Nacional intentó salir tocando desde el fondo. Primero Gonzalo Porras se la entregó corta a Gustavo Munúa que tuvo que salir de apuro y terminó lesionado. En el segundo tiempo fue Carlos Valdés quien erró un pase insólito y generó un contraataque encabezado por Martín Ligüera quien la picó de afuera del área forzando a Bava a otra muy buena intervención.

No hay caso. Nacional no tiene incorporado el chip para salir jugando del fondo, algo que dotaría al equipo de un volumen de juego mucho mayor.

Ante Fénix, dividió 36 veces la pelota pegándole fuerte y para arriba desde su campo. Iván Alonso es el único capaz de sacarle jugo a esas piedras. Tiene un notable timing para elevarse y asistir de cabeza a los extremos (Leandro Barcia y Carlos De Pena, aunque ante Fénix jugó Gonzalo Bueno).

“La idea para el clásico va a ser ganar el partido. Tal vez tengamos que ser más ambiciosos sabiendo que si ganamos nos quedamos a un punto de ellos”, dijo el entrenador.

¿Qué es ser ambicioso para Gutiérrez? “Puede ser esperar atrás y buscar espacios para contragolpear o adelantar seis o siete metros las líneas y presionar arriba”.

“Con los mismos jugadores se pueden hacer las dos cosas”, agregó el Guti que no dio pistas sobre quién puede ser el sustituto de Gastón Pereiro quien ayer se sumó a los entrenamientos de la sub 20 de cara al Mundial.

“Quiero ver cómo llegan Munúa, Arismendi y Fucile”, dijo. “Tengo dos o tres dudas”.

Con Fucile, ante Fénix, Gutiérrez pasó a jugar 4-3-3. “La semana pasada hizo 55 minutos de juego a un ritmo interesante en un entrenamiento”.

Por el Clausura sumó 46 minutos en dos partidos y Gutiérrez lo usó como volante. Por lo tanto, es una alternativa válida para el clásico. Tanto como la de Álvaro Recoba para mantener el 4-2-3-1.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios