Se abrió el fuego cruzado

Jorge Da Silva largó la bronca porque su equipo no responde; Bengoechea respondió
Si hay algo que Peñarol no tiene en este primer semestre del año es paz. El equipo campeón del último Torneo Apertura, con un pie en las finales y que ayer se despidió de la Copa Libertadores con una muy pálida imagen, comenzó su descalabro cuando los dirigentes del oficialismo decidieron el cese del entrenador campeón.

Bengoechea se fue de Los Aromos -a donde había llegado para entrenar- escoltado únicamente por dos dirigentes no oficialistas que no daban crédito de la postura adoptada en la mesa chica.

Luego llegó Da Silva, a pocos días de la competencia oficial y el equipo debió barajar y dar de nuevo en cuanto a la planificación estratégica.

Ante el semestre quizás más importante de las últimas temporadas, por la inauguración del estadio, la necesidad de ganar el título local y hacer un buen papel en la Libertadores, los dirigentes decretaron un cambio de rumbo que mandó los planes al diablo.

Da Silva arribó con el preparador físico Pablo Placeres y, de acuerdo al nuevo manual del Polilla, el equipo cambió la dinámica de trabajo en busca de un equipo más agresivo, dinámico y veloz.

¿Qué pasó? Peñarol fue superior a sus rivales en las primeras tres fechas, sumó puntaje perfecto pero cuando comenzó el baile de la doble competencia los jugadores tiraron la toalla pronto.

¿Las consecuencias? Los referentes exigidos y sin descanso se empezaron a lesionar y Peñarol debió optar: seguir vivo en el Clausura y hacer una pésima Libertadores fue la fórmula.

"Los primeros partidos los tenían que jugar los titulares porque pensábamos que el desgaste iba a venir más adelante. Nos sorprendieron las lesiones tan rápido", reconoció el director deportivo de Peñarol, Juan Ahuntchain en un informe sobre la sanidad mirasol publicado en Referí el 11 de marzo.
Placeres, el encargado de la parte física del actual plantel, agregaba: "Nosotros en el periodo preparativo no estuvimos. Llegamos una semana antes del amistoso con Plaza Colonia y empezó la competencia. Van siete semanas de trabajo y en tres tuvimos doble competencia. El cuerpo técnico anterior tampoco pudo prepararse por los partidos de verano".

Sin embargo el tiempo pasó, los resultados no aparecieron, el presidente dio la voz de alarma y Da Silva comenzó a elevar el tono de sus declaraciones.

El pasado viernes, Da Silva apuntó y disparó contra la pretemporada dirigida por Bengoechea y su preparador físico, Modesto Turren: "Peñarol no estaba preparado para ser protagonista en la Copa Libertadores ya que se preparó para ganar los clásicos de verano".

Esos dichos fueron la gota que superó el vaso y a Bengoechea contestó: "Es muy similar a lo que hicimos en enero de 2015, hubo jugadores que no jugaron el primer clásico y sí hicieron una pretemporada. Siempre dije que los amistosos son amistosos por más que sean clásico. Fueron dos semanas nada mas las que estuvimos este año, de todos modos lo único que teníamos en mente era intentar pasar la primera fase de la copa e intentar ganar el Clausura".

Y la realidad respalda los dichos del riverense que dosificó al plantel en los amistosos ante Nacional buscando que sus referentes descansaran.

En el primer clásico (1-1 y victoria de Peñarol por penales), alineó a Guruceaga; Aguirregaray, Guillermo Rodríguez, Mac Eachen, Gianni Rodríguez; Viega, Nández, Aguiar, Albarracín, Palacios e Ifrán. Para el segundo clásico, Forlán jugó una hora, Zalayeta 45 minutos y Valdez apenas media hora.

Las frases de Da Silva el 15 de abril en sport 890

"Peñarol no estaba preparado para ser protagonista en la Copa Libertadores ya que se preparó para ganar los clásicos de verano. El equipo se prepara para ganar los clásicos. Peñarol empezó y a la semana puso el mejor equipo en el clásico y a la otra semana también. Cuando empezó la copa teníamos un plantel que no tenía pretemporada, llegaron jugadores que no estaban en forma para comenzar la actividad".

¿A nosotros nos gusta vivir así? ¿O estar pendiente de dos resultados malos para evaluar resultados? Peñarol está siempre en la cuerda floja. No podemos hacer nada".

La respuesta de Bengoechea en radio 1010

"Me sorprende, no por mí que recién arranco (como DT) sino por el profe que trabaja con nosotros. Modesto (Turrén) trabajó en los grandes, en el exterior, lleva 35 años. La preparación la hace de común acuerdo con los técnicos. Nuestra meta era la competencia oficial. Puede ser un error o un acierto, pero somos responsables de lo que hacemos. Estuvimos del 5 al 21 de enero, fueron los únicos días que entrenamos, 16 días, no creo que sea motivo para dejar tan mal a un equipo”.

"Es una herida que cuando quiere cicatrizar te ponen el dedo y te hace sangrar. Nosotros sufrimos con la salida del club”



Populares de la sección