Schumacher le pasó la posta a Vettel

El máximo ganador de todos los tiempos conoce a su sucesor y compatriota desde sus inicios. El reciente tricampeón mundial tenía en esa oportunidad apenas ocho años

El circuito de Interlagos, epicentro del Gran Premio de Brasil, la última carrera de la temporada del Mundial de Fórmula Uno, fue testigo de un legado que deja el heptacampeón Michael Schumacher para su joven compatriota Sebastian Vettel, una nueva estrella que se consagra en el automovilismo.

Más allá del gesto de Schumacher (Mercedes) de dejar pasar a Vettel en la vuelta número 65, a seis del final de la prueba, que le permitió al piloto de 25 años lograr su tercer título consecutivo de la máxima categoría del automovilismo, Interlagos vivió un momento que siempre quedará marcado en la historia de la Fórmula Uno.

El Gran Premio de Brasil volvió a ser juez y se centró en la disputa de la carrera entre el británico Jenson Button (McLaren), quien venció la prueba, y el piloto local Felipe Massa (Ferrari), segundo, y la lucha por el título entre Vettel (Red Bull) y el doble campeón mundial español Fernando Alonso (Ferrari).

Sin embargo, la despedida de Schumacher de las pistas, a las que retornó en 2010 después de haber 'colgado' el mono y el casco cuatro años antes, y la consagración de Vettel como el tricampeón más joven de la Fórmula Uno, inscribieron su propia página en la historia del Gran Premio de Brasil, que cumplió en esta edición 40 años.

En Interlagos, que consagró en su historia reciente de cuatro décadas a pilotos como Alonso, campeón en 2004 y 2005 y que en 2007, en la misma pista, perdió el título ante el finlandés Kimi Raikkonen, quedaron los siete campeonatos y los múltiples récords de Schumacher, que a sus 43 años pone punto final a su gloria en la F1.

La única prueba de la Fórmula Uno disputada en Suramérica vio esta vez la consolidación del nombre de Vettel, que en la escudería austriaca, con un contrato vigente hasta 2014, traza un camino muy parecido al de su compatriota Schumacher.

La primera anécdota que tiene el reciente tricampeón mundial con el máximo ganador de todos los tiempos, data de hace 17 años atrás. A sus 8 años de edad, ya con pasta de campeón tras quedarse con una carrera de un circuito juvenil, conoció a su ídolo: “Schumi”.


Populares de la sección

Comentarios