São Paulo quiere rugir

El equipo brasileño buscará hoy ante Tigre de Argentina su primer título en esta competición. Será ante 65 mil personas que agotaron las entradas del Morumbí

São Paulo buscará hoy su primer título de la Copa Sudamericana, uno de los pocos que le faltan en su rica vitrina de trofeos internacionales. Ante 65.000 personas que anticipadamente agotaron las entradas al Morumbí, recibe a Tigre, de Argentina, al que le sacó un empate sin goles en el juego de ida.

El tricolor paulista, con una apuesta firme en su esquema ofensivo comandado por el joven volante Lucas Moura, espera cerrar la temporada con el inédito título.

El empate a cero en el partido de ida disputado hace una semana en La Bombonera, de Buenos Aires, impregnó confianza y optimismo a los dirigidos por el técnico Ney Franco, que también disputará su primera final internacional a nivel de clubes.

Franco, campeón sudamericano y mundial con la selección Sub 20 en 2011, tiene sólo una duda para conformar el equipo titular. Para suplir al goleador Luis Fabiano, expulsado, maneja tres variantes: Willian José, el preferido de la afición, o Cícero, uno de sus jugadores de confianza en el torneo.

El entrenador visitante, Néstor Gorosito, también mantiene una única duda para armar la defensa luego de la expulsión del zaguero Alejandro Donatti, otro de los que vio la tarjeta roja en el violento primer partido de la final.

El joven Érik Godoy, de 19 años, se perfila como la principal opción de Gorosito en la zaga de Tigre, club que también busca la consagración internacional en la Sudamericana.

En la final de hoy se enfrentarán dos equipos con historiales opuestos y los brasileños llevan ventaja, al menos en el papel.

Sao Paulo ha sido seis veces campeón de la liga brasileña y tres veces de la Copa Libertadores, dos de la Copa Intercontinental, una del Mundial de Clubes y también tiene en su galería una Supercopa Sudamericana y dos Recopas Sudamericanas.

El equipo paulista finalizó este año cuarto en la liga brasileña, a 11 unidades del campeón Fluminense, y aseguró así un cupo para la próxima Libertadores, independientemente de si gana la Copa Sudamericana, que otorga un boleto directo para el principal torneo de clubes del continente. El poderoso Sao Paulo tendrá a su frente al poco conocido Tigre, que jugará por primera vez la Copa Libertadores la próxima temporada y ha tenido una lánguida campaña en el torneo argentino, en el que ocupa el penúltimo puesto, con 11 puntos y dos partidos pendientes, ante Independiente y Quilmes, que se jugarán en 2013. Arbitrado por el chileno Enrique Osses, el partido empieza a la hora 21:50 de Uruguay. 


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios