Sampaoli, "marxista pero no de Karl, sino de Groucho"

El autor de un libro sobre el DT argentino lo definió como "un personaje misterioso"

El periodista José María López Guerra, autor del libro "El amateurismo y yo" (Red Love Ediciones), ha definido al actual seleccionador argentino de fútbol, Jorge Sampaoli, como una persona "marxista pero no de Karl, sino de Groucho", ya que "si no gustan sus principios, siempre tiene otros".

En declaraciones a EFE, López Guerra asegura haber publicado una crónica "en tono desenfadado" de los once meses pasados por Sampaoli "en Sevilla y en el Sevilla", club español en el que "se comportó como un mago en el sentido pleno, ya que ilusionó a mucha gente pero se enfadó con quienes intentaron destaparle los trucos".

El autor del volumen describe a Sampaoli como "un personaje misterioso" cuyo mérito fue "mayor por el mensaje de confianza que transmitió que por su trabajo" y al "se le desmontó la ficción en cuanto los resultados empeoraron y la situación requirió auténtica mano de entrenador".

"Desde el punto de vista estrictamente técnico, el Sevilla fue víctima de una incuestionable realidad: un entrenador sin experiencia alguna en la élite, porque la élite futbolística se circunscribe a Europa y le vino grande el manejo de un equipo campeón", añadió.

Sampaoli ganó la Copa América 2015 con la selección de Chile. Bajo su mando en esta última temporada, el Sevilla acabó cuarto en la liga, cayó en octavos de final de la Liga de Campeones y se clasificó para la previa de la próxima edición.

López Guerra cuestionó la vocación ofensiva del fútbol que preconiza Sampaoli, al relatar en el libro su enfado en la víspera de un trascendental partido en Lyon (Francia), cuando alguien le preguntó si había algo más importante que ganar y el técnico santafesino contestó "a gritos, con los ojos inyectados en sangre: ¡el método, el juego, la forma!".

Al día siguiente de aquel "mitin en el que proclamó su innegociable compromiso con el toque", Sevilla logró clasificarse para los octavos de final de la Liga de Campeones "jugando sin delanteros, firmando el empate a cero, colgados todos del larguero y 'vámonos que nos vamos'".

Al calor de esa anécdota, y recordando la proclamada simpatía de Sampaoli por el partido de izquierdas Podemos, López Guerra trae a colación la cita de Groucho Marx -"estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros"- para concluir que el entrenador argentino "es marxista pero no de Karl, sino de Groucho".


Fuente: EFE

Populares de la sección