Salgueiro, la carta más fuerte de Olimpia

El uruguayo se destacó en la Copa por su depurada técnica y rápido pasaje del medio al ataque, un modo versátil que lo hace aparecer como un auténtico punta de lanza

El uruguayo de Olimpia, Juan Manuel Salgueiro, ha destacado en la Copa Libertadores por su depurada técnica y rápido desdoblamiento del medio al frente de ataque, un modo versátil que lo hace aparecer como un auténtico punta de lanza.

Jugar siempre cerca del área del conjunto contrario, buscar al compañero mejor situado para surtirlo con pases precisos, además de procurar la mejor manera de salir de la marcación del rival hacen parte del ABC de bolsillo que emplea este jugador, que ya conquistó la Copa Libertadores del 2009 con Estudiantes de La Plata.

Pero también la picardía está en su manual, ya que suele ser acusado por los rivales de forjar jugadas en la que se presenta al árbitro de turno como víctima de faltas, cerca del área.

A la postre muchas veces se ha tornado una de sus debilidades, ya que algunos árbitros ya están prevenidos y han elegido el camino de la amonestación, o de la expulsión, como en el partido de ida de las semifinales con Independiente Santa Fe.

En la Copa Libertadores que llega a su fin, el jugador nacido en Montevideo el 3 de abril de 1983 marcó dos dobletes, el primero contra Newell's Old Boys argentino en la goleada por 4-1 en Asunción, durante la fase de grupos.

A la hora de marcar y presionar en defensa, tampoco titubea. Y en más de una ocasión fue fundamental para la recuperación de la pelota y, de nuevo, con fulminante desdoblamiento, lanzarse a crear zozobra en el área del frente.

El otro doblete lo firmó ante Fluminense, al que ganaron por 2-1 y eliminaron sin discusión en la vuelta de la fase de cuartos de final.

Pero el canterano de Danubio hecho profesional en 2002 también puede destacarse negativamente por malograr goles en inmejorable posición, quizá por querer añadir un detalle de lujo a la jugada.

Salgueiro se consagró campeón del Torneo Uruguayo en el 2004 y se mantuvo en Danubio hasta 2005, año en el que fue transferido a Murcia, para luego volver a la entidad de Montevideo.

Luego de obtener con Danubio la primera rueda del Campeonato Uruguayo 2006-2007, tuvo un efímero paso por Necaxa mexicano y fue contratado por Estudiantes de la Plata, club con el que se consagró campeón de la Copa Libertadores 2009.

Tras integrar el plantel que disputó el Mundial de Clubes de ese año, fue cedido a Liga de Quito, equipo con el que ganó en 2010 la Recopa Sudamericana, curiosamente a su exequipo, Estudiantes.

Con el equipo universitario ganó también la Liga ecuatoriana. En 2011 retornó al fútbol argentino para jugar en San Lorenzo, antes de hacer maletas para sumarse a las filas de Olimpia. 


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios