Saca la cara por Uruguay

Liverpool le ganó a Envigado y clasificó entre los 16 mejores del torneo continental

Con los dientes apretados y el corazón en la boca, por el envión del final de Envigado en busca de un gol milagroso, Liverpool se impuso 1-0 a los colombianos y clasificó a octavos de final de la Copa Sudamericana. Ya entre los 16 mejores y con Independiente en la agenda negriazul como rival del martes, viene bien una bocanada de esperanza para el fútbol uruguayo, tras el terrible golpe que sufrió hace tres días cuando Nacional fue eliminado por Loja en el Estadio Centenario.

Liverpool no jugó bien el segundo tiempo en el estadio Franzini, extrañó a Paulo Pezzolano, que se retiró lesionado, pero defendió la victoria que le permitió dar un paso histórico.

A los dos minutos el árbitro no pitó un penal a favor de Liverpool, cuando el zaguero Mendoza tocó el balón con la mano dentro del área, debido a que entendió que no tuvo intención.

De inmediato quedaron marcadas las intenciones de los negriazules por poner la pelota en la cancha del rival y generar el fútbol y los goles que le permitieran asegurar la clasificación.

Envigado, que llegó a Montevideo sin un gran repertorio futbolístico, tuvo su mejor momento en la primera parte cuando a los 7 minutos, tras un córners, los locales no supieron defender bien y el zaguero Mendoza cabeceó solo, pero estaban las manos del golero Matías Castro, la figura de la cancha.

De ahí en más el dominio fue de los dirigidos por Julio César Antúnez. A los 10 minutos, el golero colombiano se vistió de héroe cuando en la misma vuelta del reloj le sacó un gol al juvenil Jonathan Barboza, que realizó un gran partido, y a Carlos Macchi, que desde afuera del área ejecutó un remate que el guardameta desvió al córners.

Liverpool mostró su verdadero valor en el área rival a los 29 minutos cuando tras un buen pase de Barboza, Núñez entró al área a extrema velocidad, como suele hacerlo con espacios, y estableció el 1-0.

Los locales manejaron el balón, pero ya no tuvieron el peso ofensivo que mostraron hasta que consiguieron el gol que les dio el triunfo. Por esa razón en los últimos 15 minutos no se generaron ocasiones de gol.

Se lesionó Pezzolano
La peor noticia que pudo recibir el entrenador de Liverpool fue que Pezzolano, que no jugó los últimos minutos del primer tiempo tras recibir un golpe, no podía continuar porque había sufrido un esguince. En su lugar ingresó el juvenil Rodrigo Aguirre, pero su ausencia fue indisimulable. Por esa razón no empezó bien el segundo período, porque los visitantes se hicieron del balón y manejaron el partido, a pesar de que jugaban con viento en contra. Las dificultades que tenía Liverpool para disponer del balón le generaron un gran problema, porque corrió durante todo el complemento en busca del balón, con el consiguiente esfuerzo, además de que las mejores acciones de peligro pasaron por los pies de los jugadores de Envigado.

A los 52 minutos Castro, como en el partido de ida, se hizo más grande que nunca y evitó la caída de su arco.

El que empezó a hacer la diferencia fue el ex futbolista de Peñarol y Danubio, Cristian Mejía, que ingresó para ponerle fútbol al ataque de su equipo, y a los 58 minutos encontró los espacios para disparar desde afuera del área, pero encontró la resistencia del golero, que dos minutos después le sacó un gol al delantero Milton Rodríguez. En el rebote le cometieron falta al atacante, que no fue advertida por el árbitro.

Estas acciones llevaron a que Liverpool, que llevaba la ventaja en el marcador y se aseguraba la clasificación, sufriera los últimos minutos del partidos antes de disfrutar su paso histórico en la Copa Sudamericana


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios