"Sabía que la gente me respeta y me lo había hecho saber en el partido de despedida de Rogerio. Pero esto no fue programado, fue sanguíneo, increíble", Diego Lugano sobre su recibimiento en San Pablo