Sabatini volvió a Nueva York, 20 años después de su retiro

La extenista argentina jugó una exhibición ante la serbia-estadounidense Mónica Seles

Veinte años después de su retiro, la argentina Gabriela Sabatini volvió el martes a pasear su tenis por el Madison Square Garden de Nueva York, escenario de grandes triunfos, para revivir un clásico contra la serbia-estadounidense Mónica Seles.

Las dos tenistas reeditaron la final del Masters de 1990, en la que Seles se impuso en un histórico partido a cinco sets, esta vez con un triunfo de la argentina por 8 juegos contra 5, en un encuentro disputado con un formato inhabitual.

La exhibición, en el marco del Día Mundial del Tenis, tuvo como plato principal el choque entre Roger Federer, actual número dos del mundo y ganador de 17 Grand Slams, y el búlgaro Grigor Dimitrov.

Elegante como siempre, Sabatini, de 44 años y que hacía seis que no jugaba, saltó a la pista con camiseta rosa, falda y bandana negras y pelo recogido.

Se trató del regreso al lugar en el que se coronó campeona del Masters en dos ocasiones, en 1988 y 1994.

"Estar en este estadio de vuelta es increíble. Con Mónica aceptamos jugar este partido porque queríamos estar de vuelta ante este público. Jugué acá mi mejor tenis. Solo pensar en eso era muy atractivo para mí", dijo Sabatini.

En Nueva York, la argentina ganó además su único Grand Slam (US Open, 1990), el techo de una carrera con 27 títulos individuales en la que llegó a trepar al puesto número 3 del ranking antes de retirarse en 1996.

En su vuelta al Garden, "Gabi" regaló 'aces', exquisitas derechas y algunos de esos reveses paralelos que hacían la delicia de los espectadores entre mediados de 1980 y 1990.

En un revés cruzado que dejó parada a Seles y se llevó una ovación, la argentina no pudo ocultar su tímida sonrisa de satisfacción.

"Había una combinación de estar excitada, nerviosa, no muy segura de volver. Estuve entrenando durante los últimos cuatro meses. Desde que me retiré jugué tal vez cuatro exhibiciones. Fue difícil pero físicamente estoy bien y eso ayuda mucho", comentó.

Amistad de larga data

Seles, de 41 años, exnúmero uno del mundo y ganadora de 53 títulos (entre ellos nueve Grand Slams), también guarda muy buenos recuerdos de la Gran Manzana, ya que ahí conquistó tres Masters y dos US Open.

En aquella final de 1990, Seles venció a Sabatini por un marcador de 6–4, 5–7, 3–6, 6–4 y 6–2 en el primer partido de tenis femenino a cinco sets en la era moderna.

"Fue hace 25 años, solo recuerdo que al final estábamos muy cansadas. Fue muy largo. Por eso era muy especial jugar otra vez contra Gabi en el Garden", señaló Seles, admitiendo que "llevó un rato sentirse como antes" sobre la pista.

Las dos jugadoras han mantenido una muy buen relación, y la serbia-estadounidense recordó en una autobiografía cómo la argentina fue la única de las jugadoras de lo alto del ranking que la apoyó tras ser apuñalada por un individuo en un partido del circuito femenino en Hamburgo.


Fuente: Por Mariano Andrade, AFP

Populares de la sección

Comentarios