Rugby elitista, un recuerdo

Uruguay cierra 2014 con un récord de 9.500 jugadores: 3.000 están en la educación pública

Lentamente, el mote de deporte elitista empieza a quedar atrás para el rugby. Seguir ampliando la base es uno de los objetivos principales para la Unión de Rugby del Uruguay en 2015, lo que se ratificó en la Conferencia Mundial de la World Rugby –ex IRB-, que se realizó en Dublín. Por la URU participó el oficial nacional de desarrollo, Sebastián Perona, que trajo varios objetivos planteados por el organismo rector del rugby para expandir el deporte en sus bases.

2014 marcó un récord para Uruguay: hoy hay casi 9.500 personas en contacto con el juego. Se trata de toda la pirámide, desde Los Teros a los miles de niños que recibieron en 2014 clases de aproximación al deporte, tanto en la educación pública como en la privada.

Los rugbistas federados y fichados por la URU, desde M15 hasta primera división, son 2.000. Ellos son la parte formal y competitiva de la estructura, y la base de las diferentes selecciones juveniles y mayores masculinas.

Pero a ellos hay que sumarles más de 7.500 mil deportistas que integran la fase de desarrollo. Eso incluye a jugadoras femeninas –también las integrantes de la selección de seven–, y todos los equipos de divisiones menores del interior, porque si bien se entiende que ambos están un escalón por encima del desarrollo de base, no tienen la formalidad ni las exigencias de los torneos formales que integran la URU. También están allí las diferentes ligas colegiales –entre 9 y 13 años– que, aunque entran bajo el paraguas de la URU, no dependen directamente de su organización.

Pero la parte mayoritaria de esa pirámide son los 3 mil niños que están aprendiendo a jugar en las escuelas públicas, gracias a los diferentes acuerdos de la ANEP y UTU con la URU. El objetivo es duplicar o triplicar esas cifras en los próximos años, profundizando los acuerdos en la educación pública y privada. Un dato llamativo: la mitad de esos 3 mil son niñas.

Se trata de una cuantificación “conservadora”, ya que la World Rugby, en el encuentro de noviembre, transmitió a sus miembros la importancia de sumar a esa estadística todas las modalidades de rugby: la tradicional de XV, pero también el seven, y las más recreativas, como tag –se juega con banderas en la cintura– o touch –tocar en lugar de tacklear–, que se basan en el deporte sin contacto y están más enfocados en la recreación entre diferentes edades y sexos.

La World Rugby también pidió a los países que sumen a sus estadísticas a quienes están alrededor del rugby, incluidos cuerpos técnicos, colaboradores e hinchas, de manera de destacar el crecimiento global que tiene el deporte con el ingreso a los Juegos Olímpicos. En Uruguay, la clasificación al Mundial también será un fuerte empuje.

“La World Rugby plantea tres palabras: try (probar), play (jugar) y stay (quedarse). Estamos en la fase “probar” en las escuelas públicas, colegios y UTU. El desafío  es que se queden en el juego, de contacto o sin contacto”, agregó Perona, que al pasar a los objetivos puntuales en Uruguay, destacó que “el plan para 2015 es seguirlo ampliando, en contacto con organismos públicos, y buscando también que  mas colegios privados lo jueguen. Difundir el juego de todas las maneras posibles, organizar competencias inter escolares, armar una liga de escuelas. Transformar el “try” en “play”, agregó.


Populares de la sección

Comentarios