Rompió la lógica: ¿cómo hizo Golden State para pagar a Kevin Durant?

El fichaje de Kevin durant convierte a Golden state en un super equipo, y va contra las reglas de mercado de la nba
No es común que, con las reglas actuales de la NBA, un equipo logre reunir a un trío de estrellas como ha ocurrido a lo largo de la historia. Pero un cuarteto es casi imposible. El sistema está armado para que el poder basquetbolístico se distribuya entre los equipos, y que, en definitiva, muchos puedan apostar al título.

Y mucho menos es probable que el mejor equipo contrate al mejor "agente libre" del año, el mejor jugador que sale al mercado. En su lugar, suelen ir a equipos en reconstrucción, de media tabla que quieren entreverarse arriba.

Algo así desafía las reglas de la lógica de la NBA. Pero pasó ayer, cuando Golden State provocó un terremoto al anunciar el fichaje estrella de Kevin Durant. El actual subcampeón de la NBA se llevó al jugador más valioso de la temporada 2013-2014, que dejó los Oklahoma City Thunder para enrolarse al equipo de estrellas de Stephen Curry, Draymond Green y Klay Thompson.

Quiere la gloria

Durant era codiciado por los Warriors, San Antonio Spurs, Los Angeles Lakers e incluso su equipo de origen, que no se resignaba a quedarse sin su máxima estrella. Pero se decidió por los Warriors por una simple razón: aunque podría haber ganado más plata si se quedaba en Oklahoma, decidió ir por la gloria deportiva. Durant es el mejor jugador activo sin un título, y lo más cerca que estuvo fue en 2012 cuando perdió las finales ante Miami Heat. Este año también estuvo cerca, aunque perdió las finales de la Conferencia Oeste contra los Warriors 3-4 luego de haber estado arriba 3-1.

Golden State gastó alrededor de US$ 54 millones por tener a Durant por dos temporadas (la cifra oficial aún no fue divulgada). Y con eso, completará un equipo de super estrellas, que este año ya batió el récord de los Chicago Bulls de 1996 en victorias en temporada regular.

Tope salarial y equilibrios

La movida no es lógica. Para evitar equipos invencibles, la NBA tiene una figura común a varios deportes de EEUU: el "salary cap", o tope salarial, que combinado con la selección inversa en el draft (los peores eligen primero) reparten permanentemente el talento en la liga.

Los equipos no pueden gastar lo que se les viene en gana: existe un techo y un piso. El equilibrio en el mercado hace que las estrellas quieran el máximo dinero posible. Así, tras asegurar un "jugador franquicia", es difícil conseguir un segundo sin comprometer el armado del resto del equipo. Mucho más difícil es conseguir un tercero. Un cuarto es un absurdo... a menos que se configure la situación perfecta en la que cayeron los Warriors, y que de todos modos tiene riesgos.

Más dinero

El tope salarial rondará este año los US$ 94 millones, un salto enorme respecto a los US$ 70 de la temporada pasada, gracias a que la venta de derechos de TV fue más alta que lo esperado. Los equipos tienen más dinero en sus manos, lo que lleva a una inflación de sueldos, pero también oportunidades inesperadas.

Lo lógico sería que uno de los dos mejores equipos de la NBA tuviera ya su presupuesto en el techo, y que en vez de buscar nuevos jugadores, luchara por retener a los propios. Es lo que le pasa a los equipos top cada vez que se un jugador sale al mercado. Sin embargo, los Warriors tienen una ventaja dorada gracias al bajísimo salario de su estrella Steph Curry.

La ganga de Curry

El base de Golden State, elegido unánimemente como el jugador más valioso de la temporada regular, cobra "apenas" US$ 11 millones por temporada, y es el 65° sueldo de la liga. La aparente incoherencia se da porque cuando Curry firmó su contrato, hace cuatro años, no estaba ni cerca de ser la estrella que es hoy. Era una figura prometedora, pero aquejada por varias lesiones. En ese momento, Golden State apostó por asegurarse a una estrella en ciernes, pagándole US$ 44 millones por cuatro temporadas. Curry explotó en las últimas dos, e hizo que su costo parezca absurdo. Y además, el jugador no optó por lo que hacen otros: presionar al equipo para renegociar un nuevo contrato antes de que venza el actual.

Con ese panorama, Golden State tiene una ventaja. Curry es el cuarto contrato del plantel, tras Durant (US$ 27 millones al año), Thompson (US$ 16 millones) y Green (US$ 15 millones), ambos manejables y bien lejos del de las superestrellas.

Los riesgos

Para Durant y los Warriors era ahora o nunca. Porque el año que viene se vencerá el contrato de Curry y ahí si deberá pagarle el contrato que merece. Alguna de sus cuatro estrellas deberá dejar el equipo, salvo que aceptaran cobrar mucho menos que lo que les puede ofrecer el mercado. Hay otro costo en toda esta fiesta. Para traer a Durant, Golden State tuvo que hacer espacio, y dejar ir a Andre Iguodala (sueldo de US$11 millones), Harrison Barnes (US$ 9 millones) y Festus Ezeli (US$ 5 millones). Ninguno era titular o figura estelar, pero sí daban jerarquía al banco, en especial Iguodala.

Durant llegará a un equipo lleno de estrellas (hay que agregarle al base suplente Shaun Livingston), aunque con pocas opciones más allá de ellos seis. De hecho, hoy el plantel tendría 9 jugadores (los pivots Kevon Looney y el novato Damian Jones más el escolta Patrick McCaw), mientras que tendrá que completar el plantel con cuatro contratos mínimos. Además, solo Jones es un real N°5, con Green corriéndose hacia allí y Durant teniendo que colaborar en la pintura. De todos modos, el del DT Steve Kerr es un problema que todos quisieran tener.

El último trío

Lebron-Wade-Bosh
Ese terceto consiguió dos títulos de la NBA, y amenazaba con dominar la liga hasta que Lebron James decidió irse a Cleveland. El mejor trío de la historia es el de Michael Jordan, Scottie Pippen y Dennis Rodman en los Chicago Bulls.

US$ 94
Millones. Es el tope salarial que tiene cada equipo de la NBA este año. Ese presupuesto da para contratar a dos o tres super estrellas, dependiendo de como se maneje el dinero.
US$ 54
Millones. Es lo que cobrará aproximadamente Kevin Durant en Golden State por dos temporadas. En Oklahoma habrían sido algunos millones más.
US$ 11
Millones. El bajísimo sueldo de Stephen Curry hace que los Warriors tuvieran espacio para contratar a Durant.

Acerca del autor