"Romper con Full Play es una posibilidad abierta"

Ignacio Alonso explicó que el Consejo Ejecutivo sigue de cerca los recientes acontecimientos
El Consejo Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) analiza por estas horas romper el contrato que firmó a principios de este año con Full Play por la venta de derechos de las Eliminatorias de Rusia 2018.

"En vista a los acontecimientos de la semana pasada no podemos dar una respuesta tajante, pero romper (el contrato) con Full Play es una posibilidad abierta", dijo a El Observador Ignacio Alonso, secretario de asuntos económicos de la AUF.

"Estamos manejando el tema al más alto nivel profesional y ya comenzamos a evaluar acciones y previsiones", informó el neutral.

Full Play es una empresa argentina fundada en 1998 que negocia los derechos de televisión de las competiciones de la Conmebol.

Sus directores, Hugo y Mariano Jinkis, fueron acusados la semana pasada por la fiscalía de Estados Unidos por una asociación ilícita con la que cobraban sobornos para la comercialización de los campeonatos de la FIFA.

Ambos directores, padre e hijo, se encuentran prófugos de la justicia. "No es un tema menor, estamos tratando el tema desde el día que se dio a conocer", dijo Alonso.

La AUF está vinculada contractualmente con Full Play ya que le vendió los derechos para televisar sus nueve partidos como local en la próxima Eliminatoria.

Full Play también le compró esos derechos al resto de las asociaciones sudamericanas.

Como parte de pago, le entregó a la AUF el derecho a transmitir los demás partidos de la Eliminatoria (en total son 82 encuentros, incluidos los que juega Uruguay como visitante) y la AUF se los vendió a Tenfield.

Esa venta de derechos de televisión se firmó a principios de este año a cambio de una cifra que oscilará entre los US$ 18 millones y los US$ 19 millones.

"Nosotros negociamos con Full Play porque había firmada una cláusula de preferencia que nos obligó a negociar con ellos", explicó Alonso.

Full Play debe abonarle a la AUF US$ 6 millones.

En febrero ya abonó una cuota de US$ 1 millón.

La segunda la debe pagar a fines de agosto.

"Full Play tiene contratos firmados con todas las asociaciones del continente. Todos están al tanto de lo que pasó así que en caso de insolvencia no creo que tengamos a esperar a esa fecha. El tema va a hacer ruido antes".

El contrato firmado contempla cláusulas de rescisión para el caso de que no se abonen las cuotas de la manera convenida.

"Los acontecimientos se van a terminar precipitando. Todas las asociaciones están realizando un monitoreo permanente sobre esta situación", agregó.

¿Y si se rompe con Full Play con quién se negocia? "Es un mercado chico, hay pocas empresas y todas están vinculadas entre sí por equilibrios de poder", explicó Alonso.

Consultado sobre la situación que se dio la semana pasada sobre Sebastián Bauzá que emitió un comunicado diciendo que durante su mandato recibió US$ 1,5 millones por venta de derechos de televisión de la Copa América y que esa suma no era un soborno sin que fue volcada a la AUF, Alonso dijo: "No quiero hablar de situaciones personales porque se ha rozado la integridad".

"Lo que digo es que el dinero por participación en la Copa América la AUF lo cobró en forma íntegra: US$ 500 mil durante el Ejecutivo anterior y US$ 3 millones en nuestro período", dijo.

"En el balance correspondiente al 1º de agosto de 2013 y 1º de agosto de 2014 ingresaron US$ 500 mil y los US$ 3 millones restantes corresponden a este Ejecutivo", dijo Alonso.




Populares de la sección

Acerca del autor