Roger, la batalla final

El mejor tenista de la historia buscará desde hoy el único reto que le ha sido esquivo: la Copa Davis, pero antes deberá luchar contra una lesión en la espalda

Parece una película. Roger Federer, el mejor tenista de la historia, solo tiene una cuenta que saldar: la Copa Davis. En 2014 parece entregado, pero tiene una segunda parte del año como la de sus mejores épocas, lo que incluso lo lleva a pelear otra vez por el N°1. Y de la mano con ese renacimiento tenístico, tiene la oportunidad de su vida de borrar el único casillero que le queda en blanco: la Copa Davis, tras clasificar a la final ante Francia. Pero una semana antes sufre una lesión en la espalda que le impide jugar la final del Masters, y lo tiene toda la semana entre algodones. Probando la  mínimo indispensable, y con la interrogante hasta el último segundo de si podrá entrar a la cancha.

Esa es la historia de Roger Fedrerer, que llega hoy al Estadio Pierre-Mauroy de Lille con una dramática carga emotiva, entre lo tenístico y lo físico. Una página más de su historia épica.

 Para el resto de nosotros, los mortales, nada pasará si no sale campeón, porque seguirá siendo el mejor de todos los tiempos, pero un jugador de su voracidad ganadora siempre quiere un poco más, sobre todo sabiendo que, en la siempre difícil Davis,a su edad seguramente sea su última oportunidad.

La presencia del número dos del mundo, confirmada ayer antes del sorteo de los partidos, le da una nueva dimensión a la final, que sin él parecía tener claro color francés. De un lado estará Roger, formando un potente equipo de singles junto al número cuatro del mundo, Stan Wawrinka, aunque el dobles aparece notoriamente por debajo Marco Chiudinelli (212) y Michael Lammer (508). Del otro lado hay un equipo con un poquito menos de talento, pero mucho más profundo: Jo-Wilfried Tsonga (12) Gael Monfils(19)y en dobles  Julian Benneteau (25) y Richard Gasquet (26).

El sorteo deparó que Tsonga abra el juego hoy a la hora 11 de Uruguay ante Wawrinka, y a continuación Federer ante Gael Monfils. Pero el sorteo ha concedido una pequeña ventaja adicional a Suiza, ya que si Wawrinka gana el primer duelo del viernes y Federer no se halla plenamente recuperado de sus molestias, este podría descartarse en su debut y reservarse para la jornada del domingo contra Tsonga.

Hasta una hora antes del partido, Suiza librará presumiblemente una guerra de nervios contra Francia, pendiente sobre la alineación del jugador leyenda.

Mañana, las parejas Julian Benneteau-Richard Gasquet (FRA) y Marco Chiudinelli-Michael Lammer (SUI) librarán la batalla de dobles, aunque los capitanes también podrán variar en este caso las formaciones hasta una hora antes del encuentro, donde podrían entrar Wawwrinka y Federer si se encuenta sano.

Para la última jornada quedarían los enfrentamientos directos entre los números uno, Federer y Tsonga, y dos, Wawrinka y Monfils, de cada equipo, si es que la final todavía no se ha decantado de ningún lado.

FRASES
“No corro un riesgo enorme si juego mañana. Confío en mi cuerpo, soy optimista”
Roger Federer

“Si Federer ha decidido jugar, es que se siguiente preparado para ganar”
Gael Monfils


Populares de la sección

Comentarios