Rocha, un crack de todos los tiempos

Quienes vieron al exfutbolista salteño, que falleció el lunes en Brasil, coinciden en que fue un jugador extraordinario, ídolo en Peñarol y São Paulo

Pedro Virgilio Rocha, ídolo de la selección uruguaya, de Peñarol y del São Paulo, murió el lunes por la noche en San Pablo, como consecuencia de una enfermedad degenerativa y un día antes de cumplir 71 años. Rocha murió en su casa, después de una lucha de cinco años contra una atrofia en el mesencéfalo, enfermedad degenerativa que afectó a su habla y su capacidad de locomoción en los últimos meses.

El volante es el único uruguayo que disputó cuatro mundiales (Chile 1962, Inglaterra 1966, México 1970 y Alemania 1974) y para muchos es considerado el mejor futbolista en la historia del país.

El Verdugo, como se conocía al futbolista oriundo de Salto, ganó con Peñarol ocho títulos del Campeonato Uruguayo, tres Copas Libertadores y dos Intercontinentales; marcó 81 goles.

En São Paulo, club que defendió entre 1971 y 1977, Rocha disputó 393 partidos oficiales y anotó 119 goles.

En Brasil, el exfutbolista uruguayo jugó también en el Coritiba, Palmeiras y el modesto Bangú. Después de su retiro en 1980, cuando defendió al saudí Al-Nassr, Rocha decidió radicarse en Brasil, país donde dirigió a 17 clubes, entre ellos  Internacional de Porto Alegre, Coritiba, Portuguesa y Guaraní.

El último equipo que Rocha dirigió fue el modesto Uberaba, que disputa el Campeonato Mineiro, en el estado de Minas Gerais, y al que dejó en 2009 cuando comenzó a tratarse de su enfermedad.

En un comunicado, el São Paulo expresó su “profundo pesar y nostalgia” por el fallecimiento de “eterno crack”, “uno de los mayores nombres de la historia del tricolor”.

“La magia y la mística de Pedro Rocha estarán para siempre en las páginas de oro de la trayectoria del São Paulo FC, que se solidariza con la familia, amigos y admiradores de este notable genio del balón en este momento de dolor y nostalgia”, apuntó el equipo paulista.

“Pedro Rocha fue ídolo de mi generación. Fue un espejo para todos los jugadores uruguayos” dijo el exzaguero Darío Pereyra, otro futbolista que brilló con la camiseta de São Paulo.

Pereyra también destacó, como todos, que Rocha “además de excelente jugador era una persona correctísima”.

Pablo Forlán, padre de Diego, fue durante muchos años compañero de Rocha, por eso “es un  día duro porque se fue un grande, no solo como jugador sino como persona. Un grande del fútbol mundial. Mi familia está de duelo. Un volante que haga tantos goles es difícil, de derecha, zurda, cabeceando. No empezó siendo un gran cabeceador y terminó siendo un eximio cabeceador porque se quedaba a entrenar”.

Diego publicó también su pesar en Twitter: “Partió Pedro Rocha UN GRANDE. UN SEÑOR. Formó parte de la historia gloriosa de Peñarol y honró la camiseta celeste”.

El sitio oficial de São Paulo, donde Rocha brilló durante los últimos años de su carrera, publicó “Obrigado, Verdugo” y lamentó la desaparición física del “inolvidable” Rocha, a quien llamaban Verdugo.

El diario Folha de San Pablo informó que los restos del salteño fueron velados en el Memorial Parque Paulista, en Taboao da Serra, San Pablo, y que el entierro se realizó ayer de tarde.

“Fue un jugador de la grandeza de Ademir da Guia y Zico”, destacó el exdirigente de São Paulo, Marco Aurelio Cunha.

Estadao de San Pablo publicó una galería de fotos del exfutbolista, también Folha y Globo Esporte detallaron momentos de la carrera del uruguayo.

Rocha murió, pero dejó su estela de formidable jugador para siempre.


Populares de la sección

Comentarios