River seduce a América

El darsenero goleó 3-0 a la Universidad Católica con goles de Santos, García y Techera

Con una demostración fantástica en el segundo tiempo, River Plate paseó a la Universidad Católica y se clasificó a la segunda fase de la Copa Sudamericana. Michael Santos, Santiago García y Cristian Techera marcaron los tantos del darsenero frente al poderoso club chileno.

Ahora River deberá enfrentar a Emelec de Ecuador que eliminó a Águilas Doradas de Colombia.

Por filosofía de su entrenador Guillermo Almada, River Plate no salió a la cancha del Franzini a defender el 1-0 que logró la semana pasada en Santiago. Se plantó como siempre, como lo hace en el torneo local, hasta con tres delanteros (Michael Santos, Leandro Rodríguez y Cristian Techera) que obligaban a una doble atención de los defensores chilenos.

Así intercambió ataques, trató de llegar por las bandas con la velocidad de sus puntas y de manejar el balón con la clase de siempre. Esa ambición también le generó inconvenientes atrás, especialmente cuando sus volantes equivocaron el pase. Llanos apareció en el área sorpresivamente tras un desborde de Ramos por derecha, pero el cabezazo se fue arriba. Luego, la Católica agarró mal parado a River de contragolpe, pero el disparo de Ríos se elevó demasiado. Y más tarde, el que lo falló de cabeza fue Ramos.

River lo intentó con alguna jugada preparada a la salida de un tiro de esquina y un desborde de Santos que no pudo conectar Rodríguez.

El comienzo del complemento tuvo más o menos la misma tónica. La Católica tuvo una doble oportunidad, un remate de larga distancia que desvió Nicola Pérez y el rebote lo tomó Mark González pero definió mal.

Enfrente, falló Leandro Rodríguez, hasta que salió un contragolpe mortal del darsenero. Claudio Herrera salió del fondo con un pase largo fantástico para la velocidad de Santos que entró solo por izquierda y definió a lo crack ante la salida de Constanzo. Santos fue también el autor del gol de la victoria de River en Chile.

Un gol que alivió las rabietas de Almada y que acrecentó el nerviosismo y los insultos contra Falcioni de los 200 chilenos que llegaron al Franzini. Nervios que se patentizaron en las expulsiones de Parot y de Bottinelli que gatilló un codazo sin sentido.

En River, en cambio, todo fue alegría. Porque entró el Morro García y terminó de sellar la clasificación. Creó una jugada fantástica apilando defensores; remató desde lejos y el golero atajó a medias; empezó la jugada que terminó con el segundo gol convertido por él tras una exquisitez de Flores, y tuvo otra oportunidad.

Pero el que le puso el broche de oro fue Techera, con un toquecito después de otro ataque feroz. Fue una noche inolvidable para los hinchas de River Plate que vibraron desde la tribuna del equipo visitante.

Demostró el conjunto del Prado que no solo juega bien entrecasa. También puede repetir su fútbol a nivel internacional. El miércoles lo sufrió Católica y subrayó que la victoria que consiguió en Chile no fue de casualidad.

Tiene un técnico que no escatima, que siempre juega igual, mirando el arco de enfrente, sin improvisar. Y América está siendo testigo.

 

 


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios