River quedó trepado a la punta

Sin mostrar su verdadero juego, River le ganó 2-1 a Fénix y quedó al menos hasta el domingo como líder del torneo; el albivioleta ya le teme al descenso

“Corré un poquito Cabrera. Ves el partido parado!”, le gritó el ministro de Transporte y Obras Públicas, Enrique Pintado al árbitro del partido cuando comenzó el segundo tiempo descontento por su rendimiento.

En el entretiempo, unos minutos antes, El Observador lo había consultado acerca de por qué no fue a ver a Peñarol, del cual es hincha. “Cuando ponga a Novick de titular, voy. Sino, no voy a verlo. Además vivo cerca de acá, del Capurro y soy socio de Fénix”, explicó.

Hay muy poco que contar de un partido de fútbol en el que no se vio casi nada.

River quedó puntero y no jugó para nada bien. Ganó con lo justo ante un rival al que no le salía nada hasta que ingresó el argentino Lucas Ontivero a los 59 minutos. El primer tiro al arco de Fénix fue recién a los 70 minutos cuando Leonardo Melazzi –ingresado en el complemento– se animó a pegarle, aunque muy débil.

Como se esperaba, River Plate fue el dueño de las acciones, pero muy lejos de lo que puede dar.

Fénix le regaló la mitad de la cancha ya que había un hueco enorme en esa zona, pero el equipo aparecía de a chispazos.

Una señora mayor, pero que se ve que conoce de fútbol, mientras se tapaba del solazo que cubrió el sábado Capurro con un paraguas, gritó: “¡No puede ser! ¡Siempre pum, pum, pa’ delante. Hace una vida que juegan!”

Y tenía razón. La cantidad de pases que erró Fénix fue insólita.

Por la derecha de su ataque, River llegaba siempre, ya que Rojo marcaba mal y no era ayudado por el volante de relevo.

Hasta que una falta en el vértice del área a poco de terminar la primera mitad, le dio a Lucas Olaza la oportunidad de marcar el 1-0. El arquero Rafael García ya había salvado dos goles, pero el misil fue demasiado y se metió con pelota y todo.

En el mejor momento de Fénix, un minuto después de aquel primer tiro al arco del equipo, y cuando más se animaba, sorpresivamente llegó el segundo de River que había hecho muy poco para conseguirlo. Fue de cabeza del más chiquito de la cancha, el Bicho Techera.

Fénix logró descontar, pero no le alcanzó, luego de jugar mal.

River se trepó a la punta al menos por algunas horas. Su rival, mira de reojo el descenso.


Populares de la sección

Comentarios