River lo sacó a pasear de entrada

El conjunto darsenero se aprovechó de otro pobre desempeño de Peñarol que sigue sin encontrar una salida decorosa en la cancha y que se volvió a quedar sin respuesta ante un rival superior

Un  metro y 57 centímetros dice su ficha. Apenas 21 años y con pasado aurinegro en Quinta. No lo tuvieron en cuenta y se fue. No se trata de Messi, aún no es siquiera jugador de selección, pero Cristian Techera se robó todas las miradas ante Peñarol, se encargó de bailar a Jonathan Sandoval y de sumir en un cúmulo de problemas al técnico aurinegro, Diego Alonso quien sigue sin poder ganar.

¿Tan impresionante fue su desempeño para River? ¿Tanta trascendencia tuvo su juego? Sí, así fue. Anotó el primero –un golazo– tras un doble error de Macaluso y Sandoval, metió un gran pase para el segundo y le cometieron la falta para el tercero. Más no se le podía pedir en este debut del Apertura.

Normalmente cuando un club chico le gana a un grande, se escribe más de los errores de este que de las virtudes del otro. Pero River fue muy superior a Peñarol en todas sus líneas. Fue neto dominador del juego, resultó contundente –ya que no tuvo tantas oportunidades de gol, pero casi todas las que tuvo, las convirtió– y supo mandar sobre la pelota.

Enfrente se encontró con un manojo de nervios, con errores impropios de un equipo grande y hasta con falta de confianza. Ojo que se habla de jugadores de la talla de Estoyanoff, Zalayeta y Pacheco, porque todos entran en este paquete. Que ni siquiera estos futbolistas tengan respuesta en la cancha, hace sonar las alarmas.

Peñarol no elaboró absolutamente nada en la primera parte. La primera vez que llegó fue a los 35 minutos por un grueso error del Kily González que la tiró para atrás sin mirar y dejó solo a Pacheco. Frascarelli, como siempre, respondió notablemente y le sacó el gol. Y en la contra, River se puso 2-0.

Esa fue una de las enormes virtudes del equipo de Guillermo Almada, un técnico quien sigue demostrando su valía.

No es fácil pegarle a un grande en donde más le duele en los momentos más complicados. Y River dio una clase de cómo debe hacerse.

Porque cada vez que Peñarol se levantaba, lo acostaba con un gol. Así le respondía. Eso sucedió en el primer descuento a cargo del Japo Rodríguez –quien se fue lesionado y otra vez mostró poquísimo– cuando en la recarga, Hamilton Pereira hizo un golazo de tiro libre con la complicidad de Castillo quien se equivocó. Y también lo hizo al final, cuando Viera había estampado el transitorio 3-2 y en la contra, Diego Casas, ese goleador de las inferiores darseneras y con solo un partido en Primera, la bajó con el pecho y facturó.

Algunos ya buscan culpables en Peñarol. Señalan, obviamente, al técnico Diego Alonso. Una cosa es el trabajo del DT en la semana, lo que quiere plantear en la cancha, y otra, lo que sus jugadores plasman. No es todo su culpa, pero sí es el gran responsable. Es algo tan viejo como el fútbol.

Y la irascibilidad que cunde en la calle, también se palpa en el estadio. La gente ya no banca nada, insulta, abuchea, silba. Y eso que recién va una fecha del Apertura. Claro que se le suma el tempranero adiós de la Copa.

Alonso tardó en hacer variantes, cambió tarde de lateral a Sandoval –de derecha a izquierda– y River sacó dividendos. Pero ojo que con Baltasar Silva en esa posición, tampoco se arregló mucho.

La falta de confianza, esa misma ausencia de “seguridad” de la que habló Alonso el sábado, es lo que plantea el panorama más preocupante de este Peñarol.

Además, ¿de qué jugó Pacheco? ¿Fue volante? ¿Fue delantero? Hasta a él lo silbó la Ámsterdam cuando se equivocó por enésima vez. Es otro que sigue sin funcionar, pero sacar al número 8 del equipo no es fácil, menos para Alonso que recién comienza y que lo tuvo como compañero. Pero seguramente, de seguir así, lo hará, –como ya lo hizo ante Cobreloa en Antofagasta– y molestó a Tony.

Aguiar fue el único quien, con su ingreso, dotó de mayor profundidad al equipo. Pero ya era bastante tarde.

Damiani dijo tras el partido que “mantener la calma es clave en este momento”. Esa calma, de la única manera que se puede mantener, es ganando. Algo que por ahora parece lejano.  

Peñarol 2 - River Plate 4

Peñarol: Juan Castillo; Jonathan Sandoval, Damián Macaluso, Gonzalo Viera y Baltasar Silva; Marcel Novick, Sebastián Píriz, Antonio Pacheco y Jorge Rodríguez; Fabián Estoyanoff y Marcelo Zalayeta. Director Técnico: Diego Alonso

River Plate: Damián Frascarelli; Luis Torrecilla, Cristian González, Flavio Córdoba y Lucas Olaza, Gabriel Marques, Bruno Montelongo, Hamilton Pereira y Leandro Rodríguez; Cristian Techera y Sebastián Taborda. Director Técnico: Guillermo Almada

Cambios en Peñarol: 45' Luis Aguiar x Marcel Novick y Carlos Núñez x Jorge Rodríguez y 70' Jonathan Rodríguez por Fabián Estoyanoff

Cambios en River Plate: 57' Janderson Pereira x Bruno Montelongo y 69' Diego Casas x Sebastián Taborda y 76' Rodrigo Sosa x Leandro Rodríguez,

Cancha: Estadio Centenario
Árbitro: Andrés Cunha
Asistentes: Marcelo Costa y Daniel Castro
4ª árbitro: Rafael Orfila

Goles: 17' Cristian Techera (RP), 38' Leandro Rodríguez (RP), 43' Jorge Rodríguez (P), 45' Hamilton Pereira (RP), 80' Gonzalo Viera (Peñ) y 83' Diego Casas (RP)
Expulsado: 50' S. Píriz (P)
Amarillas: M. Novick, S. Píriz (2), J. Sandoval y  G. Viera (P)


Populares de la sección

Comentarios