River le rindió homenaje al fútbol

El elenco darsenero goleó 4-0 a Blooming y clasificó a la segunda ronda. Su rival puede ser Itagüí

El cuento de hadas de River parecía que se derrumbaba. El equipo del Prado soñó con el Clausura. Lo peleó hasta la última fecha y se le esfumó de las manos. La oncena se retiró aplaudida de pie por su gente. Los jugadores se fueron aquella tarde llorando, claro síntoma de que sienten la camiseta. No es para menos, la enorme mayoría fue formado en el club.

Con la temporada terminanda el libro de pases marcó la pauta de la campaña del darsenero. Sus jugadores fueron los diamantes codiciados. Así fue que River perdió a uno de los centrales, se quedó sin el mejor volante de contención del campeonato como Porras. Arriba se quedó sin Leyes y horas antes del partido le sacaron de la concentración a Felipe Avenatti.

Pero cuando hay una idea clara y una corriente futbolística adecuada, poco puede hacer el poder del dinero para modificar a un equipo. Se cambia una pieza por otra y todo sigue su curso.

Fue lo que hizo su constructor Guillermo Almada para iniciar el camino.

El primer partido de la temporada marcaba el debut en la Sudamericana ante Blooming, un equipo que está un escalón por debajo de los grandes en Bolivia.

Y al margen de la inexperiencia de varios de sus jóvenes y de no poder contar con Avenatti, porque los empresarios siguen marcando las reglas, River demostró que sigue siendo River.

Anoche, en el Franzini, terminó por despachar al elenco boliviano con un global de 5-0.

El darsenero salió con la tranquilidad que le generaba el hecho de tener la ventaja obtenida en el juego de ida (1-0).

Sin embargo, le costó encontrar los caminos al gol. Fueron 38 minutos de dominió absoluto pero que no se cristalizó en la red por la falta de puntería de sus hombres de ofensivas.

El hecho es que, con Marques bien plantado y ganando todas en el medio, los desbordes de Olaza, la velocidad endemoniada de Techera y la calidad de Santos era una simple cuestión de esperar: el gol iba a llegar.

Y fue así que Techera robó una pelota presionando en la salida del elenco boliviano, desbordó y le metió la pelota a Taborda para que la empujara.

Con el partido 1-0 el segundo tiempo fue un mero trámite o un nuevo homenaje de River Plate al fútbol.

Es que el elenco del Prado jugó a placer desde el inicio. Montelongo avisó dos veces a los dos y cuatro minutos con sendos remates. Y dos minutos después llegó la catarata de goles.

Con la cancha totalmente inclinada, Jiménez se volvió a equivocar en la salida de los bolivianos y Torrecillas robó para darle el gol a Santos. A los 16 aumentó Taborda tras centro de Montelongo y cerca del final Techera, el mejor jugador de la cancha, marcó el cuarto tirando la pelota por arriba del golero.

River está en la segunda ronda de la Sudamericana. Mostró un fútbol contundente. Con una línea de cuatro bien plantada, laterales que suben, presión ordenada desde la mitad de la cancha y delanteros jóvenes y picantes.

Cambian las características del rival y el viaje es largo y extenuante, pero jugando de la forma en que lo hace, River siempre estará cerca de su sueño.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios