Río admite dificultad para cumplir meta de descontaminación prometida

"Nos equivocamos", dijo el gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao
El gobierno regional de Río de Janeiro admitió nuevamente las dificultades que enfrenta para cumplir la meta de descontaminación de la Bahía de Guanabara, a la que se comprometió con el Comité Olímpico Internacional (COI) cuando esta ciudad brasileña fue elegida sede de los Juegos Olímpicos de 2016.

Las autoridades regionales se comprometieron en 2009 a tratar el 80 % de las aguas residuales que son vertidas en esta bahía que baña la zona norte de Río de Janeiro y en la que se disputarán las competiciones de vela en los Juegos Olímpicos, pero hasta ahora tan sólo han conseguido limpiar un 49%.

"Nos equivocamos (en los proyectos de descontaminación anteriores). No podemos seguir equivocándonos. Tan sólo vamos a divulgar una meta cuando realicemos los estudios necesarios", dijo hoy el gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao, en una ceremonia en la que firmó un acuerdo de cooperación con siete universidades que ayudarán a vigilar las condiciones ambientales de la Bahía de Guanabara.

El gobernador admitió que la meta inicialmente prometida difícilmente será cumplida antes del inicio de los Juegos Olímpicos, el 5 de agosto del próximo año.

En la última visita de inspección realizada este año por el Comité Organizador de Río 2016, del COI, Pezao se había comprometido nuevamente al cumplimiento de la meta inicial.

De acuerdo con Pezao, para superar las dificultades iniciales es necesario un plan de Estado que sea fiscalizado por especialistas de las universidades con las que se estableció el acuerdo y con el que se comprometan los próximos gobernadores de Río de Janeiro por lo menos hasta 2030.

"Esta asociación con las universidades va ayudarnos, principalmente, a equivocarnos menos", aseguró Pezao al referirse al acuerdo de cooperación técnica de 15 años por el que las siete principales universidades del estado de Río ayudarán a vigilar las condiciones ambientales de las aguas de la Bahía de Guanabara y a dar recomendaciones respecto a la planificación de los proyectos de descontaminación.

Numerosos regatistas de todo el mundo, incluso brasileños, han criticado el mal estado de las aguas en la Bahía de Guanabara y se han quejado de las dificultades a las que se enfrentan al tener que desviar basuras que encuentran flotando en el mar.

La descontaminación de la bahía es el proyecto más atrasado y el que más preocupa a las autoridades y al propio Comité Olímpico Internacional (COI) a casi un año para el evento.

Esa preocupación aumentó con la divulgación en los últimos días de informes según los cuales el alto grado de contaminación es una grave amenaza para la salud de los propios regatistas dado los elevados índices de virus, bacterias y otros organismos.

Pezao puso en duda la credibilidad de dichos informe y afirmó que las pruebas internacionales de vela disputadas en los últimos días en la Bahía de Guanabara, que sirvieron para probar el escenario en que se disputarán las regatas olímpicas, demostraron que Río de Janeiro está preparada para el desafío.

"No tuvimos ningún problema (en las competiciones de prueba). Y las cosas mejorarán hasta los Juegos Olímpicos. Vamos a hacer las competiciones de vela en la Bahía de Guanabara", agregó al descartar que la sede de las competiciones pueda ser trasladada y ante el ofrecimiento de las autoridades del vecino balneario de Buzios para ser sede del evento.

Fuente: EFE

Populares de la sección