Richie McCaw, el Messi del rugby, en su último Mundial

El capitán de los All Blacks quiere retirarse con el bicampeoanto, algo que ninguna selección ha logrado

El capitán de los All Blacks, el neozelandés Richie McCaw, es en rugby lo que el argentino Leo Messi es en fútbol. Si el rosarino tiene cuatro Balones de Oro, el segunda línea de 34, que disputará su último Mundial, tiene tres de mejor jugador del planeta (2006, 2009, 2010).

Con 142 partidos internacionales, McCaw batió el récord de internacionalidades que tenía el irlandés Brian O'Driscoll (141).

El flanker neozelandés se convirtió el año pasado en el primer jugador en ser 100 partidos capitán de su país.

Su objetivo será conducir a los All Blacks, que han ganado el 87% de encuentros con McCaw, a una tercera Copa del Mundo, la primera en el exterior.

McCaw, tuvo un parón de siete meses, de jugar al rugby, y regresó en julio de 2013, en la victoria de su club Christchurch Crusaders sobre el University (22-5).

McCaw, ganador del Mundial-2011 al frente de los All Blacks, se había tomado un "año sabático" a partir de diciembre de 2012, viajando por el mundo y dándole descanso a su cuerpo, para hacer un corte relativamente largo que le permitiera recuperarse de los dolores físicos y así extender su carrera hasta el Mundial de 2015.

Pero si en Messi se adivinó desde un primer momento que sería un gran jugador, no ocurrió lo mismo con McCaw.

El Sport and Rugby Institut de Palmerston North, ciudad en la que está el museo del deporte ovalado neozelandés, fue entre 2000 y 2004 la Academia de la federación neozelandesa, y allí se formó Richie McCaw como All Black.

"No se podía adivinar en esa época que McCaw llegaría donde ha llegado no porque no fuera muy bueno ya, sino porque había muchos chicos jóvenes y muchos con un buen futuro", explicó a la AFP, hace cuatro años, Denis Jenkins, mánager de las instalaciones, durante el Mundial de Nueva Zelanda-2011.

Richie McCaw es el ídolo de toda una nación que espera verlo levantar el trofeo del Mundial por segunda vez consecutiva, algo que no ha logrado ningún país ni ningún jugador.

Debut como All Black

El primer partido internacional de McCaw le llegó con apenas 20 años, en Irlanda en 2001, algo que algunos consideraron precipitado, después de haber disputado tan sólo una temporada en la NPC, campeonato de provincias de Nueva Zelanda.

Su actuación acalló las críticas después de que fuera designado como mejor jugador del encuentro.

McCaw, hijo de granjeros originarios de un valle entre Christchurch y Dunedin, fue reconocido como uno de los mejores en su puesto, porque no sólo es muy bueno en el tacle sino también en la recuperación simultánea.

Con una paciencia poco común, McCaw está presente en todo el campo. Es un maestro en el arte de "arañar" la bola en la oscuridad de los scrums abiertos. Cuando no se recupera, se retrasa la salida, para disgusto de sus adversarios, puesto que se encuentran a menudo "al límite" del juego limpio y éstos se quejan de la indulgencia del árbitro al respecto.

Ante las solicitudes recurrentes de los mayores clubes europeos, la Federación de Nueva Zelanda (NZRU), aunque con dificultades financieras, logró pagar lo suficiente para retenerlo por temor a ver al país indignado.

Su sueldo asciende a 750.000 dólares de Nueva Zelanda (alrededor de 420.000 euros) al año.


Fuente: Por Pablo San Román, AFP

Populares de la sección