Repetto, el uruguayo que ilusiona a los humildes

Los secretos del entrenador que sorprendió a América eliminando a River y llevando a Independiente del Valle a octavos de final de la Copa

Pablo Repetto llegó a Ecuador y cuando lo llevaron a Independiente José Terán se fue con un pensamiento claro: acá me quedo un año.

El entrenador uruguayo desembarcaba en un club con escaso recorrido en primera. Se fundó en 1958 y hasta 2007 militó en Tercera división. Recién en 2010 subió a Primera.

Repetto puso manos a la obra. Miró las juveniles y comenzó a ascender jóvenes que estaban condenados a la oscuridad. Y formó un equipo, un plantel, un grupo. A su estilo.

"Es difícil describirse a sí mismo. Yo trato de ser justo, no sé si lo sea, no soy yo quien lo pueda evaluar. Soy un tipo tranquilo hasta que veo injusticias ahí se me va la tranquilidad y la justicia. Trato de ser un buen compañero, trato de conducirme de forma democrática dentro del equipo", comentó hace unos años a El Deportivo.

Y agregó: "Soy abierto siempre que te conozca, antes quizá te ponga una distancia, pero cuando ya te conozco soy un buen amigo, tengo muchos amigos. Soy muy exigente en el trabajo, sobre todo en la entrega: no solo soy exigente en el campo de juego, sino en el cuidado fuera de él".

¿Quién es Repetto? Exfutbolista de Fénix inició su carrera como entrenador en 2002 en el mismo club en la B y logró el ascenso. Pasó por Cerro donde hizo una buena campaña que determinó su salida a Blooming de Bolivia. Volvió a Cerro donde fue vicecampeón y lo contrató Defensor Sporting. Hasta que en 2012 emigró a Independiente del Valle.

Estilo de conducción

En Ecuador adjudican el secreto del éxito del humilde Independiente en el estilo de conducción del entrenador uruguayo. Un hombre que no tiene problemas en reconocer que no hay una sola verdad en fútbol y que se puede equivocar. "Uno trata de implementar una idea y no quiere decir que sea necesariamente la mejor".

"Creemos que el jugador, para tener un buen rendimiento en el equipo, se tiene que sentir bien en el grupo. Las relaciones humanas en esto son determinantes. Creo que un grupo es importante que esté bien para que el rendimiento individual esté en el máximo. Trato de que las individualidades que conforman mi equipo sean buenas personas, solidarias y sanas. Si eso está bien y funciona bien, el equipo funciona bien".

Y bajo esta consigna fue armando la base de un plantel sin grandes figuras. Que cuenta con los uruguayos Christian Núñez y Emiliano Tellechea, en 2013 comenzó a asomar como gran animador del fútbol ecuatoriano, al obtener el subcampeonato de liga. Esta es su segunda Copa Libertadores, en la cual avanzó por primera vez a los Octavos de Final tras sobrevivir a un difícil grupo que lo enfrentó a grandes del continente como Atlético Mineiro y Colo Colo.

Se comen cinco

Fue así como el club que el 30 de julio de 2014 cambió su nombre para pasar a llamarse definitivamente Independiente del Valle, fue al Monumental para dirimir ante el poderoso River la clasificación a los octavos de final de la Libertadores.

Repetto salió de Ecuador con una sentencia: "en la previa, un periodista dijo que nos íbamos a comer cinco".

El humilde club ecuatoriano, que donó la totalidad de la recaudación del partido de ida a las víctimas del terremoto en Ecuador, defendió la ventaja de 2-0 con uñas y diente.

"Esto fue como ganar la Copa", sentenció Repetto cuando terminó el sufrimiento en el Monumental.

"El partido lo sufrimos. River hizo todo, jugó un muy buen partido. Más allá de este partido, en el que no pudimos estar finos como solemos estar para lograr convertir, creo que no es casualidad que estemos entre los ocho mejores equipos de América", expresó el entrenador que ilusiona a los humildes. El uruguayo que, como dijo en una oportunidad, "vine por un año y me quedé por cuatro".


Populares de la sección

Acerca del autor