Rehén de sus ilusiones

Da Silva tiene un gran problema para definir qué jugadores poner ante Defensor para cambiar

El mensaje subliminal para el Polilla Da Silva salió del vestuario de Racing. Sin ironía y hasta con un dejo de inocencia, Diego Zabala –una de las figuras de la cancha– disparó: “Con Gonzalo Aguilar sabíamos que teníamos que atacar por el sector de Aureliano Torres porque es el más flojo en la marca”.

“Teléfono, Polilla”, dirían los veteranos luego de leer esto.

Como muy pocas veces o casi nunca se ha visto en los últimos tiempos, los silbidos del hincha de Peñarol cuando salió Torres a los 73 minutos, fueron una de las notas de la jornada.

El técnico decidió hacer varios cambios para el encuentro con Racing y Torres jugó por Raguso. No le salió bien y el paraguayo ha tenido mil oportunidades desperdiciadas.

Ahora viene lo bueno. Habrá que jugar por las que duelen (o al menos duelen más). Ante Defensor Sporting y Nacional. Dos fechas para reivindicarse o para empezar a hundirse. ¿Cómo cambiar esto en pocos días? ¿Qué materia prima tiene Da Silva?

“El día que juguemos bien, el campeonato está robado”, dijo el Polilla el martes en Los Aromos. Y tanto él como sus futbolistas, son rehenes de sus propias ilusiones.

Contra Defensor no tendrá a Valdez ni a Novick. Vuelven Cristóforo –quien viaja a Chile entre semana con la sub 20–, Olivera y Alejandro González. ¿La zaga central será Macaluso-González? ¿Tiene más alternativas?

Bologna recibió el sábado su quinto gol de tiro libre en 2013, contando también los amistosos. ¿Seguirá en el arco para estos partidos determinantes?

Como ocurrió con Grossmüller –cuando lo sacó porque se le venía la tribuna encima al futbolista–, seguramente con Torres pase lo mismo y vuelva Raguso.

El Polilla el sábado se fue en silencio por primera vez. La derrota le pegó muy duro y llegaron los primeros insultos de algunos hinchas sin memoria. En el momento justo.


Populares de la sección

Comentarios