Reclamo de futbolistas por premios torció la balanza del abanderado

El fútbol perdió por goleada: 10 a 3. Maglione y Castillo apoyaron al principal deporte nacional, y en eso el reclamo económico jugó un papel fundamental

La reunión en el Comité Olímpico Uruguay (COU) para designar al abanderado de la delegación para el desfile inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 comenzó a la hora 11.

El remero Rodolfo Collazo era el candidato para una elección que se definía por 13 votos (estuvieron todos presentes). ¿La razón? Los electores (el directorio del COU) provienen del ambiente de lo que en Uruguay se llama "deportes menores" (cuyo equivalente a nivel mundial es deportes a secas).

Sin embargo, el presidente del COU, Julio César Maglione, quería sí o sí a un futbolista.

El tema fue sometido a votación. Y paradójicamente el fútbol perdió por goleada: 10 a 3.

Maglione contaba con algún voto a favor que al final votó en contra de su propuesta. Uno de ellos, que pidió no ser nombrado, contó a El Observador sus razones: "Pensé mucho el tema anoche y me decidí a cambiar porque quieren cobrar premio por presencia; eso es inaudito, nunca se vio en la historia y ponele la firma que eso pesó en la votación".

Después se trató el nombre. Llevó su tiempo. Se presentaron antecedentes, se habló del perfil de cada deportista. De sus logros y sacrificios silenciosos.


Collazo se llevó siete votos. Alejandro Foglia, quien fuera abanderado en Beijing 2008, tuvo cuatro y su hermana Andrea era "la tapada" que informó el lunes El Observador: dos la votaron. "Pero es joven y recién empieza con clase olímpica (laser radial); sus logros en clase snipe (fue bicampeona mundial) corresponden a una clase que no es olímpica", afirmó otra fuente.

La conferencia de prensa fue rápida e improvisada: "Jamás vi tanto revuelo de medios", dijo Maglione. Cuando dio el nombre El Observador ya lo había informado vía Twitter tras cruzarse con un dirigente de una federación donde se compite en el agua. La sonrisa no se le podía quitar del rostro. Afirmó con la cabeza cuando el periodista le susurró: "¿Es Collazo?".

El perfil de Collazo: humilde, serio, responsable, trabajador, sencillo, hombre de grupo y modelo a seguir primó sobre las luminarias futboleras.

Pero también primó el deportista: el amateur que saca del bolsillo para entrenar o pagar viajes, el que se clasificó remándola con el alma para clasificar a tres Juegos Olímpicos consecutivos adaptándose siempre a un compañero distinto. El multi medallista sudamericano y de Juegos Odesur, una faceta silenciosa y desconocida para muchos de los que armaron circo mediático para meter de a prepo un abanderado futbolista. 

"Esto no era una batalla contra ningún otro deportista. En LOndres voy a ir a ver a los demás y los demás van a ir a vernos a nosotros. Vamos a ser un grupo y todos los deportistas, tanto los que somos amateurs como los 18 futbolistas tenía méritos para ser el abanderado; estoy feliz", contó por teléfono Collazo.

Londres lo espera para llevar la bandera. Merecidísimo.  


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios