Receta para dar el golpe

El 2-1 en el amisto de noviembre ante Chile puede tener el guión para enfrentar al local

Uruguay tiene un antecedente reciente al cual recurrir para enfrentar el partido ante Chile: la victoria 2-1 ante los trasandinos el 15 de noviembre de 2014, en el Estadio Monumental de Colo Colo. Fue con casi los mismos nombres que estarán ahora, y con ideas tácticas que, presumiblemente, pueden estar arriba de la mesa el miércoles a la hora 20:30.

Aquella vez Chile saltó a la cancha Claudio Bravo, una línea de 4 con Mauricio Isla, Gar Medel, Gonzalo Jara y Eugenio Mena; Marcelo Díaz, Arturo Vidal, Charles Aranguiz y Fabián Orellana; Alex Sánchez y Eduardo Vargas.

Respecto a aquél partido solo ha manejado dos cambios en este torneo: Jean Boseajour por Mena en el lateral izquierdo y Jorge Valdivia, ya redimido de sus polémicas tras recuperarse en esta copa, en lugar de Orellana.

Del lado uruguayo solo hay una baja confirmada: la de Álvaro "Palito" Pereira por sanción. En aquella ocasión Tabárez paró a Muslera; Maxi Pereira, Godín, Giménez y Álvaro Pereira; un volante tapón como Egidio Arévalo Ríos, y cuatro en línea adelante: Diego Rolan por derecha, Nicolás Lodeiro y Carlos Sánchez por el centro y Diego Rolan por afuera, mientras que el único punta fue Edinson Cavani.

En nombres, ese esquema es idéntico al que usó ante Jamaica, aunque en el debut de la Copa Tabárez paró algo más parecido a un 4-3-3. Allí Lodeiro fue ladero de Arévalo junto a Sánchez, algo que algo que en Santiago ocurrió por momentos, cuando ese 4-1-4-1 se transformó en 4-5-1.

La presión

En aquel partido Uruguay hizo de la presión uno de los puntos básicos de su juego. Esperó, como hizo ante Argentina hace pocos días, pero largó una intensa presión alta. Cada uno de los volantes se turnó para salir como primera línea de presión –junto a Cavani- sobre la salida chilena, antes de cruzar la mitad de la cancha, y lograron robar más de una pelota.

Cuando Chile lograba sortear la primera presión se encontraba con esa segunda línea de presión en la mitad de la cancha, por lo que empezó a probar con envíos largos y directos, y ahí respondió bien la zaga uruguaya rechazando. Eso hizo que los trasandinos, aunque tenían la pelota, llegaran muy poco en esos primeros 20 minutos del amistoso.

Contra las cuerdas

Uruguay, como es habitual, no tuvo un juego de propuesta. Pero en ese arranque, cuando recuperó la pelota, el equipo tuvo como norte salir rápido, ya sea con toques rápidos o pases largos. Así se posicionó en el campo rival, aunque, como en esta copa, le faltó profundidad.

En el final de aquel primer tiempo la celeste la pasó mal. Y nuevamente hay puntos para compararlo con el duelo con Argentina. Retrocedió metros, se cansó y ya no salió de contra con toques rápidos, por lo que empezó a salir con pelotazos. Chile se vino por todos lados, y puso el 1-0 a través de Alexis Sánchez.

Gol de pelota quieta

Como tantas veces, incluso en esta misma copa, Uruguay aprovechó de gran forma las pelotas quietas para adelantarse en bloque y llegar al gol de Diego Rolan sobre el final del primer tiempo, cuando era dominado.

El segundo tiempo volvió a ser netamente defensivo: menos presión y apuesta al contragolpe rápido. En ese lapso Uruguay podría haber recibido varios goles, pero lo salvó la buena actuación de Muslera y la mala definición trasandina.

El contragolpe salió

Pero finalmente el equipo celeste terminó ganando el partido gracias a su poder de contraataque. En ese momento fue clave la entrada de Gastón Ramírez, un jugador que en este torneo no está, juntándose con Cebolla y Cavani. Pero el gol terminó llegando, otra vez, desde las pelotas quietas, doble cabezazo de Abel-Rolan y definición de Tata González.

"Uruguay mostró la faceta que mostrará de visitante en la Eliminatoria: planteo defensivo y apuesta al contragolpe", decía el análisis táctico de El Observador aquella vez. "Para eso será clave que la presión sea buena y el acierto en los pases cuando se recupere la pelota, para no generar el desgaste que hizo que Uruguay la pasara mal. Además, con este esquema, se necesita mucho más efectividad en ataque, como a partir de los 70', cuando Uruguay fue peligroso de contra".


Acerca del autor