Reabre el autódromo de Rivera

Con una inversión de $60 millones, el complejo ubicado en el Parque Gran Bretaña volverá a albergar competencias de primer nivel

El autódromo de Rivera, ubicado en el parque Gran Bretaña, a ocho kilómetros de la capital departamental, fue inaugurado en 1955 con un trazado de tierra hasta que en los primeros años de la década del 60 comenzó a ser asfaltado. Surgió de la iniciativa del propio Eduardo P. Cabrera, que gestó en el fondo de su negocio de ramos generales “Casa Cabrera” un grupo de trabajo que pondría literalmente manos a la obra, en el previo cedido en comodato por la intendencia.

Brilló en las décadas de 1970 y 1980 para caer en desgracia en la de 1990, cuando fue abandonado. El automovilismo, que había sido identificado como una herramienta de promoción del turismo por la comuna de Rivera, perdía uno de sus principales escenarios regionales.

La iniciativa de Jorge Romero y el soporte técnico de Jhonny Bonilla se unieron al impulso que dio el intendente Marne Osorio para que el proyecto de ampliación y reapertura se materializara.

El proceso fue largo y doloroso: para ampliar el trazado a 3.300 metros -y adecuarlo a las normas de seguridad modernas- fue necesario un gran movimiento de tierra, dinamitando la roca de la sierra en varios sectores para ampliar las vías de escape. La pista fue ensanchada a 14 metros y reasfaltada con una capa de 7 cm de espesor.

Un moderno túnel permite el acceso a los espectadores por debajo de la pista, eliminando el histórico inconveniente de frenar la actividad para permitir el cruce de los mismos.

Las imágenes, gentilmente cedidas por la Intendencia de Rivera, describen el pasado y el presente de este escenario deportivo que busca convertirse en un polo regional.


autodromo de rivera

Populares de la sección

Comentarios