Rayo de oro: así ganó Bolt los 100 metros

Usain Bolt ganó el oro en los 100 metros y comenzó su cosecha dorada en Río 2016
Usain Bolt lo hizo de nuevo. Por tercera vez consecutiva el jamaiquino se llevó la medalla de oro en los 100 metros olímpicos, esta vez en los Juegos de Río 2016, y comenzó de esa forma la búsqueda de su "triple-triple", para los que debe además ganar los 200 metros y la posta 4X100, como ya supo hacerlo en Pekín 2008 y en Londres 2012.

Como cada vez que sale a pista, ya sea en series, semifinales o finales, los ojos del mundo estaban sobre el jamaiquino, quien, como ya es habitual, tuvo un arranque que sembró dudas, pero que en el final, con su especialidad, el remate, liquidó a sus rivales.

El tiempo realizado por "el Rayo" fue de 9.81, lejos de su récord mundial de 9.58 logrado en 2009, pero suficientes para dejar atrás a sus contendientes.

En la serie clasificatoria , el sábado,y en la semifinal, una hora antes de la definición, Bolt, próximo a cumplir 30 años, paseó y fue controlando a sus rivales para ganar con facilidad. Pero en la final, no pudo darse ese lujo y tuvo que apretar los labios para imponerse en los últimos metros de la recta principal del estadio olímpico.

Las dudas sobre su estado de salud quedaron atrás. El caribeño arribó a Río tras dar el susto el pasado 2 de julio al sufrir una lesión muscular en las series clasificatorias de su país por la que estuvo tres semanas en recuperación. Tan solo 20 días antes de los Juegos, volvió a la actividad y ganó los 200 metros en la Liga de Diamante de Londres. Pese a ese triunfo, su condición era una incógnita de cara a la principal cita deportiva del mundo.

En la pista, pareció que nada de eso lo hubiera afectado y, con un notorio esfuerzo, ganó.

Su rival de todas las horas, el estadounidense Justin Gatlin, lo exigió al máximo pero terminó segundo con un tiempo de 9.89. Nuevamente, el atleta norteamericano de 34 años, que llegaba a Río con los dos mejores tiempos de la temporada (9.80 y 9.83) volvió a caer ante su sombra negra, como ocurrió en el Mundial de Pekín 2015 cuando llegó en similar condición y volvió a quedarse con la plata al ver pasar la espalda del velocista caribeño.

El tercer puesto, en tanto, se lo llevó el canadiense Andre De Graesse con 9.91. Entre los dos escoltas del jamaiquino hubo un duelo aparte por la medallas de plata que finalmente fue para el de Estados Unidos.

Tras ganar, Bolt desplegó su show, el show que todos fueron a ver al estadio Engenaho y que el mundo siguió por TV: tomó un peluche, se sacó los zapatos, posó para la foto junto al tablero electrónico con su marca, hizo su característico saludo para las cámaras, saludó al nuevo récord mundial en 400 metros y habló con la prensa. La principal estrella del atletismo y del deporte olímpico estaba en su salsa y vivió el momento fiel a su estilo.

Triple campeón olímpico
El jamaiquino conquistó así su primer objetivo en Río: el oro en los 100 metros ya tiene el tic de logrado y quedan dos casilleros más por desbloquear para los que, según dijo, serán sus últimos Juegos

Ahora, irá por los 200 metros llanos, la distancia en la que llega con una especial obsesión para bajar el su récord mundial de 19.19, tal como manifestó en su llegada a Brasil.

Para eso competirá a partir de este martes en las series clasificatorias, el miércoles tendrá las semis y el jueves por la noche será la final, en la que nadie tiene dudas de que volverá a ser protagonista.

Y por último tendrá la posta 4X100, en la que confiará en su equipo para ir por la tercea presea dorada. La clasificación será el miércoles y la final el viernes por la noche, donde se conocerá si logra su meta soñada de llegar a sus nueve oros y ratificar, una vez más, que es el mejor atleta de los últimos años.

"El atletismo necesita que yo gane en Río", había dicho Bolt antes de correr los 100 metros y vaya que es así. El deporte que se ha visto manchado por los escándalos de dopaje tiene al jamaiquino como su principal figura y caballito de batalla para que el mundo se enfoque en lo que pasa en la pista y deje de lado las polémicas.

El Rayo cumplió por su deporte y por él. "El atletismo quiere que sea el mejor. Y yo quiero lo mismo. Si quiero ser uno de los más grandes, tengo que seguir ganando", dijo el atleta que parece no darse cuenta que ya es de oro. l