Ramón madura y ataja en México

El zaguero "Cachila" Arias vive su primera experiencia internacional y ha tenido que ser arquero

"Necesitaba un cambio de aire urgente", contó Ramón Arias desde Puebla, México, al recordar el momento en que surgió la posibilidad de dejar a Defensor Sporting, el club en el que debutó a los 18 años y en el único que jugó hasta que en julio pasado le surgió la posibilidad de ir al torneo azteca.

Si bien llevaba apenas cuatro temporadas en Primera, el zaguero sentía que había llegado el momento de hacer un cambio en su carrera y se le dio todo para ir al fútbol mexicano. No lo dudó.

"Yo había debutado a los 18 años en Defensor y ya sentía que necesitaba un cambio de aire urgente. Necesitaba dar un salto y me surgió esta posibilidad", contó a Referí. "Me vine solo en los primeras semanas, lo que me sirvió mucho para hacerme madurar", agregó el zaguero que hoy recién tiene 23 años, si bien pareciera que lleva muchos más en Primera.

"Y en lo futbolístico también me ha servido para madurar. En Puebla soy el más chico del plantel y siempre estoy aprendiendo de los más grandes", agregó "Cachila", quien además de zaguero, se ha destacado por sus intervenciones en el arco.

Es que en los 10 meses que ha estado en el equipo, en dos ocasiones ha tenido que ponerse los guantes y reemplazar a los arqueros. "Me ha tocado tener que atajar. Contra Morelia en el torneo anterior y ahora en este contra Pumas", señaló. "En Uruguay nunca me había pasado, solo en inferiores. A mí siempre me gustó el arco y en algunas prácticas llevó mis propios guantes", señaló.

"Y tuve la suerte, y también por la desgracia de la lesión del golero, de entrar a atajar, y a partir de eso y de que en las prácticas a veces me ponía al arco, quedó establecido de que si le pasaba algo al golero y no había más cambios el que tenía que entrar era yo", contó Arias.

Embed

Como Arquero le fue mal y bien. "Contra Morelia me tocó entrar para atajar un penal y casi lo logro. Y luego, contra Pumas, de visitante, quedamos con 10 y se nos venían arriba porque ganábamos 1-0, tuve un par de atajadas y terminamos ganando", contó.

Cachila está más que contento con su experiencia en México, si bien no ha logrado afianzarse como titular. "Me costó llegar a estar entre los 11. En los primeros partidos no pude jugar. Luego entré y tuve varios encuentros. Después tuve algunas lesiones, una expulsión, y fui alternando. En este último torneo no he jugado todo lo que quise, pero siempre estoy a la orden", señaló.

El zaguero llegó a Puebla junto a otro violeta, Robert Herrera, y en el actual semestre se les sumó otro conocido del Franizni, Álvaro "Chino" Navarro. "Y siempre te cruzás con algún uruguayo en los partidos, siempre nos saludamos como con todo paisano pero cuando empieza hemos tenido algunos cruces fuertes en la cancha", comentó.

Los tres uruguayos de Puebla son vecinos en un country y es muy común que se junten con sus familias en los ratos libres.

Ramón se fue solo a México y en su estadía ha tenido visitas de su padre, su tío y su novia, quien como estudia en Montevideo no ha podido instalarse definitivamente en Puebla.

Por estos días, el zaguero finaliza su vínculo con el club y aún no sabe cómo será su futuro. "Me quedan dos semanas para volver a Uruguay. Ahí se me termina el contrato y Puebla y Defensor hablarán para ver qué pasa", contó Cachila, a quien le gustaría seguir en el fútbol mexicano para seguir madurando en un nivel que para él es "muy cercano al europeo".

Los uruguayos y el picante

"Jugadores aguerridos": Así ven a los uruguayos

"Acá en México a los jugadores uruguayos los ven como aguerridos y metedores", contó Cachila desde Puebla. "Pero el profe nos pide que no seamos tan así y que tratemos de tocar más la pelota y poner la garra para tratar de darle intensidad al juego", agregó el defensor, quien se ha ganado el cariño de los hinchas por sus intervenciones en la cancha y también en el arco. "La hinchada es bien, tranquila. Son exigentes, pero sí perdés y salís a cenar no te van a decir nada", agregó sobre los aficionados de Puebla, el único equipo de la ciudad homónima que juega en Primera división.

Embed

Bromas con el picante: Por ahora, zafa

Como todo extranjero en México, el picante en la comida es todo un tema. Pero Arias no lo ha sufrido. "Con la comida me llevo bien", contó. "Comen bastante picante, pero yo no mucho. Además tenemos programadas las comidas. Con el picante te vas acostumbrando. El tema son las bromas de los compañeros: a los nuevos siempre le ponen chile en el filo del vaso y ves como lo sufren. Yo por suerte he estado atento y por ahora vengo zafando". Como tomador de mate, la yerba no puede faltar. Para eso, se aprovisionó en Uruguay y además consiguió a un distribuidor mexicano que le envía los paquetes.

Fanático de la naranja: Su homenaje a Kobe Bryant

A Ramón Arias le encanta el básquetbol. Hincha de Goes y de Defensor, también sigue a la NBA y recientemente subió una foto en homenaje a Kobe.

Embed

El nivel mexicano: "Nada que ver con Uruguay"

"Los estadios y la infraestructura no tienen nada que ver con Uruguay. La liga es muy poderosa", dijo Arias.


Populares de la sección

Acerca del autor