Ramis florece en primavera: la vida de un uruguayo en Zacatepec

El delantero de Zacatepec vive en la ciudad de la "eterna primavera" y sufre con la comida picante
Estamos igual que ahí de temperatura y eso que acá es invierno, pero los días que hace frío hay 24 grados. Por algo a Cuernavaca la llaman la ciudad de la eterna primavera, porque acá siempre hace calor. En verano hay más de 30 y es insoportable", cuenta Jonathan Ramis y deja escapar una risa.
El delantero nacido en Peñarol es un verdadero trotamundos y con apenas 26 años, ya supo jugar en Uruguay, China, Ecuador, México, España y Argentina.

Flamante papá de las mellizas Pilar y Zoe, el delantero recaló en Zacatepec Siglo XXI, un equipo del ascenso mexicano a préstamo de Pumas, club dueño de su ficha.

Atrás quedaron sus experiencias en Peñarol, Cádiz, Nanchang Hengyuan , Bella Vista, Fénix, Aldosivi, Godoy Cruz, Liga de Quito, Pumas de la UNAM y Racing.

Pero es Peñarol el equipo que lo marcó a fuego: "Hice todas las inferiores en Peñarol, pude debutar y cumplir mi sueño. Fui goleador de juveniles y fue lo máximo, jugué una Copa Sudamericana con el primer equipo y les debo todo. Fue el club que me abrió las puertas y mi único sueño es volver a vestir esa camiseta; te digo más, antes de soñar con la selección prefiero a Peñarol".

El sacrificio del pibe que armó el bolsito y dejó su pueblo natal para correr detrás de su sueño valió la pena: "Me vine solo, directo a la casa de juveniles del club. Hice quinta, cuarta, tercera y primera. A esa edad es muy complicado radicarte en Montevideo y más siendo del interior, pero tenía el sueño y lo quería cumplir. Fueron momentos muy difíciles. Tuve que dejar a mis padres, a mi hermano y a mi novia, que hoy es mi señora. Mi padre me motivaba siempre y era quien me decía que no tenía que aflojar. Ni bien llegué a Montevideo sufrí bastante y me quería volver. Él me ponía los pies sobre la tierra y se lo agradezco hasta el día de hoy".

Cuando llegó a Peñarol el coordinador de juveniles era Mario Saralegui y junto a los entrenadores Luis Acosta y Walter Olivera lo calmaban cuando el niño hacía el bolso para marcharse.
En Ecuador y en Argentina tuvo a dos de los tres entrenadores que lo marcaron: "Me marcaron mucho tres técnicos. Diego Aguirre porque fue delantero, me pedía cosas sencillas y eso me ayudó mucho en Peñarol. Luis Zubeldía me explicaba de otra manera la forma de moverme y Martín Palermo es un crack. Aprendí mucho de él y de Abbondanzieri. Las experiencias que tienen son muy útiles para un jugador".

Cádiz de España fue su primera experiencia en el exterior y el balance fue positivo: "En todos los equipos me fue bien. Pude rendir y demostrar en todos menos en Pumas, porque me cambiaron la posición, me costó adaptarme a un fútbol muy rápido y el entrenador tomó la decisión de no tomarme en cuenta. En España y en China hice muchos goles".

En todos los equipos que jugó compartió el plantel con uruguayos: "En China estaba Diego Vera, en España Andrés Fleurquín, en Godoy Cruz Diego Rodríguez y Jorge Curbelo, en Liga de Quito Gerardo Alcoba y en Pumas Matías Britos y también Alcoba".

Ahora en Zacatepec Siglo XXI está solo y es uno de los cuatro extranjeros del equipo junto a un colombiano, un argentino y un ecuatoriano y lo que más sufre es el cambio de hábito en la alimentación: "Acá se come la comida típica, todo con mucha pimienta y chile; no me adapto y solo pruebo cosas a las que estoy acostumbrado, porque si te alimentás a la par de ellos el estómago te pasa factura (risas)".

Su llegada a Racing
Ramis llegó para jugar en Racing durante el último receso y terminó como titular en el equipo de Darío Larrosa: "Volví a Uruguay para jugar en Racing porque cerraba el período de pases y lo único que quedaba era Uruguay. No tenía otra opción deportiva y a nivel familiar no lo vimos mal, ya que mi señora pudo pasar el embarazo tranquila y con toda la familia cerca. En todos los períodos de pases Godoy Cruz y Aldosivi me llaman. También tenía una oportunidad de ir a Lanús pero al final se cayó y en México el draft es un día solo; si no arreglás estás afuera. Por eso se dio la vuelta".

Referencias a Ithurralde
Antes de llegar al Cervecero, Ramis le pidió referencias a Ignacio Ithurralde, su excompañero en Peñarol: "Me ayudó en todo y por suerte desde que agarró Dario Larrosa me dio mucha confianza, me empezó a utilizar de punta y pude rendir. Él tomó una decisión complicada de dejar a Líber (Quiñones) afuera, que es el goleador histórico del club. Se armó un lindo plantel, con jóvenes con experiencia y hambre. Aspirábamos a otra cosa. Si bien el fútbol uruguayo es precario en algunas cosas, si lo suplís con ganas te encontrás con un grupo muy lindo y eso es lo que vi en Racing".

Populares de la sección

Acerca del autor