Rafa Nadal sigue vivo: ganó en Hamburgo y recupera confianza

El español se quedó con el atp 500 de hamburgo, el tercero del año, clave para recuperar la confianza en la peor temporada de su carrera

La victoria no cambiará demasiado el signo de un año que hasta ahora es para el olvido, y apenas le permitirá recuperar un lugar en el ranking para llegar al 9° puesto. Pero Rafa Nadal necesitaba desesperadamente el triunfo de ayer, que le permitió levantar la copa de Hamburgo tras ganarle por un doble 7-5 al italiano Fabio Fognini.

Es que el español pudo volver a sentirse campeón. Esa palabra que durante algún momento de su carrera se volvió un trámite, pero que se había vuelto insólitamente cuesta arriba en 2015.

Hasta ayer apenas llevaba un título en Buenos Aires, en un ATP 250 y donde no había ningún rival top 15 a los cuales enfrentar, y otro en Stuttgart ante rivales similares. Ni siquiera en Roland Garros, el "patio de su casa", pudo meterse en semifinales, ni en Wimbledon, con una pobre segunda vuelta.

Además este año completó una final en Madrid, una semi en Monte Carlo y un cuarto de final en Roma, torneos sobre polvo donde hasta hace poco arrasaba. Ni siquiera pudo festejar en torneos accesibles como los ATP 500 de Río y Basilea.

Así cayó a profundidades desacostumbradas del ránking, hasta el puesto 10. Pero sobre todo se alejó de la mentalidad ganadora, y hasta empezaron las preguntas sobre un posible retiro, a las que siempre contestó diciendo: "Mientras sienta las ganas de jugar, jugaré".

Sus objetivos pasaron a ser otros. En particular, pelear por meterse en el Masters Finals de Londres (van los 8 primeros), algo que en otra época hubiese sido un trámite. Pero para eso Hamburgo era la última oportunidad de jugar puntos interesantes sobre polvo, y ganar era la única consigna

En Hamburgo no se encontró con ningún rival grande: (Verdasco, Vesely, Cuevas y Seppi). Pero para ganar tuvo que dejar todo, y por eso su festejo en la mitad de la cancha tras superar a Fognini en la final fue un enorme desahogo, como si se tratara de uno de sus primeros títulos. Lo dejó todo en mentalidad y en lo físico, al punto que el español se acalambró en plena entrega de premios. "Van a tener que traer una camilla para que pueda salir, estoy acalambrado", comentó sonriente con el micrófono en la mano mientras se tocaba la pierna derecha.

"Estoy motivado como hacía mucho tiempo que no lo estaba porque he tenido un año duro. Los puntos son importantes porque me quiero clasificar para el Masters en Londres" Rafa Nadal Tras su victoria en hamburgo

Además, Rafa se sacó la espina que tenía con Fognini, que lo había derrotado dos veces este mismo año, en las semifinales del torneo de Río de Janeiro por 1-6, 6-2 y 7-5 y en octavos en Barcelona por 6-4 y 7-6 (6).

El partido
Nadal, que no había vuelto a disputar partido alguno tras ser eliminado el pasado 2 de julio en la segunda ronda del torneo de Wimbledon por el alemán Dustin Brown, fue creciendo en su juego a lo largo del torneo y volvió a sentirse cómodo y con recursos sobre la arcilla. Fognini no le puso las cosas fáciles, al contrario, tiró pases increíbles, varias dejadas en la red y con auténticos palos desde el fondo de la cancha que hicieron que Nadal tuviera que recurrir a lo mejor de su repertorio para doblegar a su rival. Incluso tuvieron un tenso ida y vuelta en un par de puntos (ver apunte).

Nadal se agarró al partido con toda la fuerza mental que siempre demostró y que le faltaba este año, y en los dos últimos juegos volvió a sentirse campeón al levantar las ventajas de Fognini, romperle el servicio y ganar un partido y un título que disfrutó como pocos.



Nadal intenta resurgir de un año terrible
3
Títulos. Lleva 2 ATP 250 (Buenos Aires y Stuttgart) y un ATP 500 (Hamburgo).


1
Final. Por primera vez en 10 años perdió la final del Masters 1000 de Madrid ante Murray.

2
Semifinales. Fueron en el Masters 1000 de Monte Carlo y el ATP 500 de Río de Janeiro.

1
Cuartos de final. Roland Garros, Australia, y los Masters 1000 de Roma e Indian Wells.

2da
Ronda. No pasó de ahí en Wimbledon, Barcelona y el Masters 1000 de Miami.