Racismo a la uruguaya

River defendió a Córdoba porque lo agraviaron con insultos racistas; el juez no denunció nada en el formulario

Se consume el primer tiempo en el Saroldi de River-Danubio. Flavio Córdoba pelea por una pelota. Comete falta y queda tirado. Se toma una rodilla. A pocos metros el juez Martín Vázquez camina con la tarjeta amarilla en una mano. El árbitro le pide que se levante para amonestarlo. Córdoba no lo hace aduciendo estar lesionado. El clima se caldea. El zaguero danubiano Jadson Viera interviene y Córdoba se para molesto y le dice de todo. Vázquez niega el ingreso de la sanidad de River. Escasos metros y un tejido separan al jugador de los hinchas de Danubio, que empieza a entonar cantos agresivos, cargados de insultos. Ante la insistencia del juez, el colombiano Córdoba se para y es amonestado.

Sale de la cancha para ser asistido por la sanidad darsenera. La hinchada de la franja entona otro canto: “Se la come... el negro se la come, el negro se la come…”.

Córdoba es autorizado a volver al campo. Entonces gira y de cara a la parcialidad danubiana se toma los genitales. El línea Sergio Freire levanta la bandera. Vázquez lo atiende y corre rumbo al área con la roja en la mano. Córdoba se va expulsado bajo una lluvia de insultos.

El paso de las horas determinó que River Plate analizara la expulsión  y llegara a una conclusión. Al margen del error, se entiende que la reacción se debe a los insultos agresivos y racistas que recibió de parciales de Danubio.

Ante esta situación el club del Prado presentó una nota denunciando la situación por racismo. ¿Qué pretende River? Que se entienda que la reacción de su defensa fue en respuesta a las agresiones que partieron desde la tribuna. El Observador pretendió conocer la versión del jugador, pero Córdoba se llamó a silencio.

Ahora el tema está en la órbita del Tribunal de penas de la AUF. Existe una normativa FIFA contra el racismo, que está contemplada en el reglamento de la Asociación (ver “Racismo: Artículo 38...”), pero en Uruguay es difícil de aplicar.

¿Motivos? Los revela el gerente deportivo de River, Leonardo Rumbo a El Observador: “En el formulario no dice nada de los insultos. Queremos fijar un precedente para ver qué sucederá en el futuro. Que el público sepa cuál es el comportamiento. Si hay una norma FIFA y acá no pasa nada, que se aplique. Pero pregunto: ¿Quién empieza a dictaminar? ¿Son los jueces? ¿Hay un cuarto árbitro que lo debe accionar? Es mi duda”.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios