Racismo en Italia: alto dirigente compara a Pogba con un simio

El candidato a presidente de la federación se refirió al francés como un “come bananas”, el futbolista le respondió enviándole una cesta de plátanos

La polémica por declaraciones xenófobas del candidato a presidir la Federación italiana de Fútbol, Carlo Tavecchio, sumó hoy otro capítulo al recibir éste una cesta de plátanos con un mensaje firmado por "Opti Poba", nombre hipotético que utilizó para personificar sus palabras.

El cesto llegó a la sede de la Federación (Figc, en sus siglas en italiano) como respuesta a las palabras del actual presidente de la Liga Diletantes de Italia del pasado viernes, cuando vinculó a los futbolistas negros -a quienes se refirió con el nombre de "Opti Poba"- con el hábito de comer plátanos.

"Inglaterra estudia si los futbolistas que llegan al país cumplen con la profesionalidad necesaria para poder jugar. Aquí, en cambio, llega un 'Opti Poba' que antes comía plátanos y ahora juega de titular en el Lazio", fue la frase de marras.

En el mensaje que acompañaba a la canasta de plátanos se podía leer "dirigido al señor Tavecchio de parte de Opti Poba. No al racismo. W (viva) el fútbol".

"W el fútbol", además de un deseo, es un proyecto emprendido en 2012 por la asociación boloñesa Bandera Gialla, con el que pretende combatir la xenofobia en el "calcio", habituado a este tipo de escándalos en el país.

La persona que está detrás de esta iniciativa es Fausto Viviani quien explicó hoy en entrevista telefónica con Efe que el fútbol italiano atraviesa una "situación muy grave" y de "gran preocupación".

Viviani subrayó que no tiene nada en contra de Tavecchio pero que sus declaraciones no van en la línea de la promoción de los valores sociales que la organización a la que pertenece promueve.

Por esta razón, Viviani lamentó las palabras del candidato y el ejemplo que proyecta en la sociedad con este tipo de actos.

"Nosotros hacemos lo imposible para combatir el racismo y difundir entre nuestros pequeños valores positivos en el deporte pero, qué debemos hacer cuando el posible presidente de la Figc realiza este tipo de declaraciones inequívocamente racistas", cuestionó.

Las palabras de Tavecchio han desatado un verdadero ciclón mediático en Italia y en el extranjero y han obligado a pronunciarse a la propia FIFA, que este lunes solicitó a la Figc una investigación al respecto.

En Italia son frecuentes los episodios de racismo dentro de los estadios, tanto que las autoridades deportivas del país cierran con frecuencia algunos fondos u obligan a los equipos a jugar sus partidos ligueros a puerta cerrada.

El sábado, un día después de su desafortunado discurso, el candidato pidió disculpas con un escueto mensaje: "Si alguien ha interpretado mi intervención como ofensiva, pido disculpas".

Sea como fuere, la candidatura de Tavecchio parece no tambalearse y continúa en marcha a pesar de que conjuntos como el Fiorentina o el Sampdoria han pedido a la Liga "estudiar de nuevo la elección de los candidatos".

O el actual ganador de la Serie A (Primera División), el Juventus, cuyo director deportivo, Giuseppe Marotta, ha manifestado a los medios lo "inadecuado" de dicha candidatura.

Por el contrario, algunos de los grandes equipos del "calcio" profesional italiano como el Milan o el Lazio han manifestado su intención de apoyar al polémico candidato.

"Renovamos absolutamente el apoyo a Carlo Tavecchio. Ha sido retratado como racista por unas declaraciones infelices pero nosotros sabemos cuánto bien ha hecho (por el fútbol)", dijo Adriano Galliani, consejero delegado del conjunto "rossonero".

Además ha recibido el apoyo de jugadores africanos como el camerunés del Lazio, Joseph Minala, que se ha mostrado "agradecido" al dirigente futbolístico que, según explicó, le ayudó a su llegada de África, cuando fue abandonado incluso por un fiscal.

Hasta tal punto ha llegado esta polémica que ha salpicado al Parlamento italiano, convirtiéndose en uno de los temas políticos de la semana.

Tanto es así que diversos exponentes del Partido Demócrata (PD), el del primer ministro Matteo Renzi, han pedido la intervención del presidente de la República, Giorgio Napolitano.

El otro candidato a dirigir la Figc, Demetrio Albertino, ha criticado la actuación de su oponente al señalar que "su frase ha puesto en dificultad al fútbol italiano a nivel internacional".

La polémica promete continuar de aquí hasta el próximo 11 de agosto, cuando se celebre en la capital italiana la asamblea federal que elija al nuevo presidente de la federación del fútbol italiano, uno de los que más expectación suscitan en el planeta.


Populares de la sección

Comentarios